La vida real | Reseñas | Recomendaciones

Últimos Artículos

¿Una boda después de los 40?

¿Una boda después de los 40?

Hay gente que espera hasta que encuentra al que “ahora sí es el indicado”, otros que celebran su segunda o tercer boda después de cumplir los 40 años. Como sea, en este punto de la vida ya se piensa en contratar a un Wedding planner […]

Cómo cambiar una llanta

Cómo cambiar una llanta

Seguramente habrá quien sea una experta/o en cómo cambiar una llanta, pero muchos otros no. Por eso, aquí les dejo el Tutorial de Bridgestone para realizarlo sin fallas: 1.     Verificar que se cuente con todas las herramientas necesarias: llanta de refacción, topes (un trozo de […]

A pintar mandalas

A pintar mandalas

Los mandalas son más que algo simple y divertido de dibujar, significan un viaje y un punto de anclaje que también pone a prueba la paciencia y ayuda a eliminar el estrés, liberando la mente hacia los pensamientos positivos. Aquí te dejo tips y significados […]

Comprar en Shein, ¿buena o mala idea?

Comprar en Shein, ¿buena o mala idea?

Y que me lanzo a comprar en Shein. La verdad me daba mucho miedo porque he leído y visto blogs y videos de terror, de esos de expectativa-realidad. Ya sabes, de cosas de muy mala calidad y tallas pequeñísimas. Además, decían que los tiempos de […]

El ejercicio para flojos

El ejercicio para flojos

Yo era de esas que cuando me daban ganas de hacer ejercicio me sentaba hasta que se me pasaban. No siempre he sido así, en la primaria fui campeona estatal de salto de cuerda (aunque no lo crean, eso existía, y eran rutinas dancísticas brincando), […]

El aroma del amor

El aroma del amor

Cómo hay aromas que nos traen personas, recuerdos… ese aroma del amor. Hace rato un hombre pasó junto a mí, no lo vi pero lo olí. Olía a él, a Héctor. Tal cual. No sé cómo se llama la loción, pero a pesar de los […]

¿Crees en la vida después del amor?

¿Crees en la vida después del amor?

Desde que te separaste estás más guapa, me dijo ese señor cercano. En realidad creo que estoy más guapa desde que decidí que ya no más. No más de no recibir lo que quiero, de promesas no cumplidas, de mentiras… No más. Me tomó algunas […]

Pareja… ¿para qué?

Pareja… ¿para qué?

Ahora se trata toooodo sobre la pareja. Es porque viene otro 14 de febrero y con él, un cúmulo de emociones, enojos y acusaciones. Hace unos días grabamos el nuevo episodio de BlaBlaBlá Podcast que podrán escuchar en febrero (más adelante) y lleva el título […]

El estilo de las cuarentonas y cuarentones

El estilo de las cuarentonas y cuarentones

¿Es complicado mantener una imagen después de “cierta edad”? El estilo de las cuarentonas parece que cada vez es más variado y libre, vemos a mujeres con minis y escotes, otras más conservadoras y no faltan las que se aplican un montón de bótox y […]

¿Qué ver en internet? Girl power time!

¿Qué ver en internet? Girl power time!

Una vez más les traigo tres recomendaciones de qué ver en internet.… porque, sí, con tantas opciones nos perdemos. Algunas de estas ya se las conté hace tiempo en Net Flicks and Chill con Dan Campos, pero otras no. Justo acabo de terminar la segunda […]

Los cosméticos… ¿realmente caducan?

Los cosméticos… ¿realmente caducan?

Sí, lo confieso: tengo cosméticos desde hace años. En especial sombras, pues no es algo que utilice muy seguido. Si bien hay cosas que no voy a tirar porque sé que aún están en buen estado, sé que hay productos que tienen fecha de caducidad […]

Está bien sentirse mal

Está bien sentirse mal

Está bien sentirse mal y creo que en estos tiempos es más fácil que antes, no sé ustedes pero yo siento una constante presión. Los likes no son suficientes, siento que no aporto suficiente al mundo. Por: Libertad y sus 19 Universos.  Es fácil sentirse […]

¿Qué hacer cuando te enteras que con el que te ibas a casar… es un hombre casado?

¿Qué hacer cuando te enteras que con el que te ibas a casar… es un hombre casado?

No, esta no historia típica del hombre casado que conoce a una mujer y llora sobre lo mal que está su relación, sobre lo mal que lo trata su esposa y que jura que la va a dejar una y otra y otra vez. Todas […]

Vive la Navidad sin engordar

Vive la Navidad sin engordar

Hay que admitirlo: todos queremos disfrutar de las fiestas de fin de año sin engordar un solo kilo, pero comiendo toooodo. Es que hace frío y la verdad yo sí soy de las que “necesito” chocolatito caliente por las noches. Además de que, al menos […]


¿A los cuarentas se puede ser como realmente eres?

Vivir sin prisa

Vivir sin prisa

¿Cómo vivir sin prisa?

Por Lore Reyes

Son las 5.40 am y ya se me hizo tarde. Es increíble cómo quedarme cinco minutos más en la cama puede moverme por completo el día.

A pesar de que ya no estoy trabajando de manera formal, dígase en una oficina, con un horario y con un jefe que vea que voy llegando tarde, corro todo el día: Para llevar a mi hijo a la escuela, renegar del tráfico, repartir mis actividades en las 5 horas que él está en el colegio, ir por él, llevarlo a sus clases, hacer ejercicio, limpiar casa, entrar al Facebook y chismear en whats (para qué lo niego), supervisar tareas, bañar niño, hacer cena, preparar todo para el día siguiente, desmaquillarme…¡Ufff! Y todo para ¡acostarme exhausta!, y volver a empezar el día cuando suena el despertador y ¡sí, otra vez se me hizo tarde!

Me imagino que todas estamos igual. Y es que vivir de prisa se hace un hábito. Un mal hábito. Es raro sentarse a comer con toda la calma y realmente disfrutar del sabor de la comida. Estamos paradas medio comiendo mientras servimos el plato de los demás, carrereamos a los niños para que coman y no lleguen a la clase de la tarde, a uno ya le dieron ganas de hacer popó y te paras por quinta vez y ahora tienes que regresar a comer después de limpiar colita y oler popó (jajaja). Obvio no tiene nada de placentera la experiencia.

Cuando voy con mi hijo a su clase de natación, veo cómo todas las mamás somos esclavas del reloj y de los pendientes. Estamos cargadas con la mochila del colegio, la maleta de la ropa de natación, la comida para ellas y los hermanos que van acompañando al que va a nadar, el celular, las llaves, etc, etc. Y se sientan a comer y a hacer tarea en la cafetería de la academia, comiendo en recipientes de plástico y comida fría, por aquello de que dónde lo calientas. Y sin juzgar, porque de verdad no lo hago, me pregunto: ¿Eso es vida? ¿Para nosotras y para los niños?

Me acuerdo que una vez una mamá me contó que trae en el carro un par de mesas portátiles para que los niños coman en el carro, y las pijamas por si ella sale tarde del trabajo y así, si llegan de noche a casa, de una vez la traen puesta. Repito, NO juzgo porque yo también vivo en un tris, enfrascada en el tráfico porque vivimos lejos de la escuela, pero me detengo a pensar si estamos haciéndolo bien. Vivimos en un mundo exprés, en que queremos todo rápido: comida rápida, pagos inmediatos, cero filas, vida digital.

Ya no disfrutamos cada instante de la vida… vivir sin prisa. No nos detenemos a saborear un helado o sentir el aire en la cara. Ver cómo llueve y mojarse ríendo a carcajadas. Ni idea a lo que sabe una comida de tres tiempos sin pararnos a atender a un hijo o contestar un mensaje de Whatsapp. Ni hablar de disfrutar una conversación sin que estemos metidos en Instagram, tomando una foto o posteando en Facebook. La vida nos pasa frente a las narices y ni lo notamos.

En eso envidio a los niños. Viven el aquí y el ahora. No piensan en la clase de mañana o en qué les traerá Santa Claus el año que viene. Viven el momento, disfrutan el día, juegan, experimentan, se embarran, sin importarles nada. Pero obvio, nosotros no les dejamos disfrutar el presente. Los traemos todo el día al borde del abismo, corriendo, transmitiéndoles estrés, y luego nos preguntamos el porqué de tantos problemas de falta de atención o ansiedad en los pequeños.

Yo vivo preocupada por el futuro: Por la vejez, porque creo que no me volverán a contratar en una empresa por la edad, por ahorrar, por pagar mis cuentas, por ¡todo! De verdad que es muy cansado. Y súmale el ritmo del día, acabo muerta. Obvio con tal acumulación de cansancio y aceleración, no tengo inspiración, no fluyen mis ideas, no sé ni qué quiero y estoy muy de malas. ¿Cuál es el caso?

¿Porqué no me doy permiso de detenerme? De vivir sin prisa. Los días de vacaciones escolares, en que no tengo que levantarme temprano para salir corriendo a la escuela, me siento mal, culpable de abrir el ojo después de las 8.00 am, cuando a esa hora ya hay miles de personas trabajando.

La conclusión de todo lo anterior, es que nos demos chance de una pausa. Yo sé que es imposible ir por la vida como “Don Ferruco en la Alameda” como dicen las abuelas, pero, ¡por Dios! Un respiro para poder llevar una vida no tan acelerada. Disfrutemos cada cosa que hacemos, los aromas, los colores de los árboles y las flores en la calle, el sabor de cada alimento que probamos. Dejar de sentir culpa porque nos sentamos en el sillón a leer una revista nada inteligente o porque nos levantamos tarde…

Ama el momento, vive el presente, respira el aquí y ahora. El tiempo se va y no regresa. NO REGRESA.