Cómo saber qué quieres en la vida

Claridad falta

“Me permito ser clara.” Leí esta frase por dos semanas sin saber bien qué hacer al respecto.

Qué importante es saber qué queremos en la vida y, la verdad, envidio muchísimo a los que desde siempre lo supieron. Porque yo no.

La claridad permite enfocar nuestra energía, pasión, pensamientos y actos hacia la meta, pero, ¿qué pasa si no sabemos cómo hacerlo?

Tener claridad es una decisión

En este mundo de miles de opciones nos cuesta mucho trabajo comprometernos: porque la claridad implica un compromiso. Conmigo y con eso que voy a lograr. O con ese alguien con quien quiero estar. Auch.

¡Tantas opciones! Una vez un amigo me dijo: “es que no sé si comprometerme con ella, ¿qué tal que llega alguien mejor?”

claridad no hay

Así andamos por la vida, con falta de claridad. Y culpamos a las opciones múltiples con las que contamos en la actualidad y a veces, hasta a Dios, porque “¿por qué me hiciste tan indeciso?”

No decidir también es decidir.

Como nos sentimos perdidos, muchas veces queremos dejar que “el universo” nos envíe señales o, de plano, las cosas ya digeridas. No sabemos, estamos confundidos, hechos bolas. Mal entendimos un montón de cosas, como el que si ya elegimos algo, es a fuerza y nada puede retocarse.

Error.

El mantenernos abiertos no es opuesto a tener claridad. Diría mi terapeuta, a veces los cuadrados son flexibles. Tener claridad no implica ser rígido (¡tiene que ser así o asado!) o perfecto, es decir, no equivocarte. Tampoco significa no poder cambiar de opinión y de rumbo. No.

Respira…

Creo que para no abrumarnos, tenemos que dar pasos pequeños y el primero es un buen respiro y pensar y sentir. Sentarnos a tener una conversación honesta con nuestra alma siempre ayuda. Si hay enojo, frustración o dolor que impide llegar hasta la voz interna, hay que limpiar bien con una manguera para que se vaya. Llorarlo, hablarlo, hacer box, escribirlo… lo que sea necesario para que la mugre sea retirada y podamos escucharnos.

Claridad faltaNo es difícil escucharnos, la verdad es que muchas veces sí sabemos pero nos negamos a que ESO sea lo que deseamos. “Es poco glamoroso”, “es de losers”, “es de mediocres”, “es que cómo lo voy a dejar ir si es mi último tren”… Todas esas conversaciones no ayudan. Lo sabemos pero nos censuramos, nos convencemos de que NO queremos eso.

Se dice que saber qué no queremos es un buen principio; pero, la verdad, no es suficiente. La claridad de saber qué no deseamos es básica para enfocarnos, poner límites y dejar de perder el tiempo en espacios, trabajos y relaciones que, a la larga, no nos hacen felices.

Evolución continua

Tener claridad no quiere decir que nuestra vida AHORA esté en ese punto que queremos, nada que ver. La claridad incluso llega durante el caos (o muchas veces ahí es cuando la vemos).

Y mientras caminamos hacia nuestra meta, podemos encontrarnos divergencias, algunos distractores o hasta tropezones. Pero es parte del recorrido.

Al saber, ahora sí, para dónde vamos será más fácil estar motivamos o dejar ir lo que no nos está llevando hacia nuestro punto final. Y por alguna mágica razón, al saberlo es más fácil hacerlo.

Ayudantes de la claridad

5 comentarios sobre “Cómo saber qué quieres en la vida

  1. Jejeje muy bueno, esta lectura me hubiera ayudado algunos ayeres, me tropecé para aprender que asì tenìa que ser. Hagamos que màs lo lean. Abrazos

  2. Me gustó mucho, gracias por los tips. A veces nos olvidamos de darnos un momento para nosotras y reflexionar sobre las cosas esenciales.

    1. ¡Carmen! Gracias por pasar. Sí, a veces la vida nos lleva y nos dejamos llevar sin detenernos a preguntar… “Qué quiero”. UF…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *