La vida real | Reseñas | Recomendaciones

¿Cómo saber si estoy haciendo bien mi trabajo como mamá?

Por: Lorena Reyes

 

“¿Lo estoy haciendo bien?”, el pensamiento que no sale de nuestras cabezas.

 

Es la eterna pregunta y preocupación de los padres.  No hay un solo día en que yo misma me haga esa pregunta y no puedo evitar comparar a mi hijo, mis métodos, mis rutinas y horarios con los de mis amigas y mis no tan amigas.

Estuve en un desayuno  en donde una de mis amigas de la secundaria  se acaba de estrenar como mamá. La cantidad de consejos y de cómo hacerlo no se hicieron esperar. Parece que todos tenemos la fórmula perfecta para criar niños sanos y felices. Y por supuesto los nuestros son los mejores portados, los que mejor duermen, los que se comen todo lo que está en el plato…y somos las primeras en aconsejar a las amigas para que también lo hagan de la forma en que a nosotras nos ha resultado.

Entonces si todas tenemos la receta secreta ¿Por qué estamos tan preocupadas en si estamos haciéndolo bien? La respuesta es sencilla y clara: NO hay fórmulas ni métodos exactos. No es un libro de fraternidad estadounidense en donde se plasman los secretos de popularidad de las generaciones pasadas.

82172824Cada niño es distinto, así como cada padre y madre lo son. Lo que a mí me ha funcionado puede no ser lo ideal para el hijo de mi hermana, por similar que haya sido nuestra crianza. Y esto es porque influye la personalidad del niño, los hábitos familiares, la condición de esta (divorcio, madre soltera, etc), hasta la ¡ubicación geográfica!, de verdad.

No imites ni copies a nadie, así sea tu mejor amiga o incluso tu madre. La manera en la que nuestras madres nos criaron es totalmente distinta a la que hoy funciona con los niños y es por la simple razón de que ahora son diferentes. Tienen mayor información a edad más temprana y miles de factores externos que les influyen y afectan.

Lo mejor es utilizar los métodos y hábitos que a ti, tu pareja e hijos les funcionen. Los que te hagan sentir cómoda, contenta y con los que por supuesto notes que tus hijos están desarrollándose y creciendo sanos tanto física como emocionalmente. No porque tu niño duerme 11 horas y el mío 8, alguna de las dos está haciéndolo mal.

Así que relájate, por supuesto escucha los consejos, aprende de experiencias e infórmate. Muchas veces los comentarios y pláticas acerca de alergias o enfermedades lo único que hacen es alarmarte y empezar a ver cosas donde no las hay.

¿Y sabes? Creo que también debemos empezar a ser prudentes y no abrumar a nuestras amigas primerizas, permitiéndoles descubrir a su hijo por sí mismas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *