Bella a los 50

Bella a los 50

Por Mónica Moreno

Pareciera que la vida cada vez va más rápido y las mujeres, entre todas nuestras actividades y múltiples, roles sabemos muy bien de eso.

Un día de repente –alrededor de nuestro cumpleaños 50– comenzamos a notar que, a pesar de hacer lo mismo que hacemos siempre, hemos ganado unos kilos, cada vez tenemos más arruguitas, el cuerpo ya no es tan firme, la piel se ve apagada y el cabello… un desastre.

Y nos preguntamos entonces si es que “ya dimos el viejazo” como dicen en mi pueblo.

Naturaleza, ¿qué pasa?

Lo que sucede es que aunado al paso del tiempo, la menopausia está haciendo de las suyas.

Agréguenle a los cambios físicos el desorden hormonal que nos trae vuelta locas. Se nos llena la cabeza con pensamientos desastrosos: ¡Me veo muy vieja! ¡Nadie me va a querer! ¡Me va a dejar mi marido!

Estoy de buenas, estoy de malas, estoy triste, y así un largo “etc.” Pero tranquilas, es sólo una etapa.

Una vez pasado el susto inicial, las emociones comienzan a asentarse y es entonces que veremos que el asunto no es tan malo y podemos apreciar nuestra verdadera belleza.

Los 50, hoy

Somos afortunadas de ser mujeres maduras en ésta época; contamos con muchas más herramientas para pasar la menopausia que las que tuvieron nuestras madres y abuelas. Y físicamente nos vemos mil veces mejor. Gracias a los avances científicos tenemos una expectativa de vida muy alta y hay un mundo de tratamientos faciales, planes alimenticios, ejercicio y hasta cirugías y demás que nos ayudan a vernos espectaculares.

mujer de cincuentas a la moda

Llegar a los 50 no es el fin de mundo. A estas alturas hemos pasado por varias crisis emocionales, económicas, con la pareja y la familia y las superamos. Los hijos ya dejaron el nido o están por hacerlo, ya no tenemos esa prisa juvenil de hacer y cumplir objetivos y metas que a veces son otros quien nos los imponen. Al fin tenemos más tiempo para nosotras, para retomar nuestros planes y sueños pero a nuestro ritmo y a nuestro gusto.

Nuestra autoestima ya no debe estar condicionada a nada ni nadie. Ya no necesitamos un escote, una minifalda o toneladas de maquillaje para agradar.

Envejecer con dignidad –que le digo yo– es entender que nuestra verdadera belleza está en la madurez que hemos adquirido, en la transparencia de nuestro corazón, en el ímpetu y las ganas de disfrutar nuestros años dorados.

:::::::::::::::::::

¿Quién es Moni?

Mónica Moreno es una licenciada en Administración de empresas, que encontró un medio de expresión en los blogs.

Comenzó Una mujer como todas como una necesidad de compartir con otras mujeres su tránsito al llegar a los 50 años.

Puedes seguirla en sus redes sociales.

http://facebook.com/unamujercomotodas

http://twitter.com/MONIRIOS2

http://instagram.com/monique250766

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *