Canas que no se ven

Canas que no se ven

Esto de descubrir mechones de canas viene por olas: viene una y baja la marea, es decir, me acostumbro a ellas y hasta dejo de verlas. Pero luego viene otra ola. Ahí estoy, en pleno pánico porque, aunque vive en mí una contradicción constante con mi autoimagen, tengo que acostumbrarme de nuevo. Aquí mis consejitos por si alguna vez te sucede (o, esteee, ¡para cuando te suceda!).

Calma

Lo primero que hay que hacer es respirar lentamente y aceptar lo que está en el espejo. El tiempo pasa, no hay duda, y es lo que hay. Ni más, ni menos.

Aceptación

Ya que pasó la etapa de angustia por el evidente cambio, llega la aceptación y con ella, la calma real. No sucede nada grave. ¿Tiene remedio? ¿Quiero hacer algo? ¿Cuáles son las opciones? Pero no te dejes ir por el pánico y te rapes o te compres el tinte más negro del mundo cuando lo único que quieres es tranquilizarte. No es la manera.

Sabiduría

Yendo un poco más profundo, no estaría mal plantearte la pregunta “¿Qué es lo que realmente me asusta/angustia?” ¿Envejecer? ¿Que “la sociedad” te vea mal? ¿Cambiar? ¿Dejar de gustarle a tu pareja? ¿Morir? ¡Cualquier respuesta es válida! El chiste es verlo, ¡sin negarlo!, para poder lidiar con ello.

Alegría

La verdad es que las canas significan que sí, va pasando el tiempo pero también va quedándose la sabiduría. Las experiencias vividas nos hacen evolucionar y aprender. Así que las líneas de expresión y esos cabellos plateados son testigos de ese tránsito evolutivo. Vamos a vivir con eso, a aceptarlo y a cambiar el switch hacia la alegría.

Truquitos

Con esta actitud de tranquilidad y aceptación, podemos hacer varias cosas. Como bien saben, aún no me pinto el cabello y aprendo cada día (bueno, cada tanto) que mis canas pueden lucir bien. Me dan un reflejo feliz cuando lo tengo suelto, pero, también, si quiero que cuando está recogido se noten menos, he aprendido algunos trucos.

Aplicar un spray que las cubra, en especial los mechones. Descubrí uno que se ve rebueno: Magic Retouch L’Oréal México. Este producto también es muy útil para cubrir el crecimiento del tinte, es decir, si eliges teñírtelo y no te ha dado tiempo de ir al retoque. Es perfecto para una junta con cliente o una cita espontánea (podría dar la apariencia de descuido y no quieres eso, pero tampoco quieres perder estas oportunidades).

Cris bloguera

También puedes peinarte con raya del lado contrario a donde tienes el mechón (o poner spray en la zona blanca del peinado). Y, claro, variarle.

Si de plano te da mucho estrés y decides teñirlo, ¡se vale! En una de esas también pronto lo hago. Es importante sentirnos seguras y confiadas y si esa raíz o los rayitos naturales nos hacen sentir mal, hay remedio.

Poco a poco volverás a tranquilizarte… claro, hasta que llegue la otra ola, ¡y a empezar de nuevo!

Un comentario sobre “Canas que no se ven

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *