La vida real | Reseñas | Recomendaciones

Cómo cuidar las manos (y las uñas)

Cómo cuidar las manos (y las uñas)

¿Sabías que hay dos zonas donde se nota muuucho la edad y que casi nadie toma en cuenta? El cuello/escote y las manos.

¡Pero no te preocupes! Nunca es tarde para comenzar a hacer. Por eso, aquí te dejo una guía muy buena para ponerle remedio al asunto.

via GIPHY

 

Hidratación

Existen miles de cremas de manos en el mercado para todos los presupuestos, así que no hay pretextos. Aprovecha para darte un masaje al menos una vez al día con el humectante. Y por la noche, antes de dormir, aplicar una crema pesada a la que le puedes agregar unas gotas de aceite corporal, ¡una delicia!

 

Exfoliante

Creo que no nos damos cuenta de qué tan expuestas están nuestras manos hasta que vemos que casi les damos exfoliación diaria sin querer: con la esponja para bañarnos, el estropajo para los trastes, cuando lavamos, cuando acariciamos al perro, je. Pero de vez en cuando no está mal hacer una deliciosa mezcla de algún aceite (de karité o de coco), con azúcar y miel, por ejemplo, o bien, utilizar un exfoliante comercial. El punto es que para que penetre mejor la hidratación, una exfoliada adecuada una vez a la semana no cae mal.

¿Suero?

Yo me echo en los dorsos de las manos el suero que me sobra para el rostro (porque siempre calculo mal). Incluyendo la vitamina C y demás, por las noches. Recuerden que siempre que apliquemos Retinol o vitamina C, hay que lavar bien en la mañana y…

¡Filtro!

Sí, siempre siempre filtro en nuestras manitas. Y si manejas, ¡peor aún! Si no lo sabías, sábelo: el parabrisas actúa como una lupa gigante ante los rayos solares. ¿Quieres manchas en tus manos? ¡Es la forma más efectiva de obtenerlas!

via GIPHY

 

Guantes

Unos de algodón (tipo la escolta de la secun) serán tu mejor copiloto. Por las noches, después de aplicarte la crema súper rica, puedes dormir con tus guatencitos para potenciar el efecto.

Aceite para uñas

Son muy olvidadas, pero afortunadamente ya hay productos especiales para las uñas, además de, claro, el clásico: picar ajo y ponerlo en un barniz. Lo cual no sé si es un remedio real o sólo un antídoto para los vampiros.

Cepillo para uñas

No sé por qué este dispositivo no es más popular, ¡pero debería de ser un útil obligatorio en cualquier escuela! Además de un accesorio de cualquier baño nice. Darte una cepilladita suave de vez en cuando “dentro” de las uñas es una delicia, además de higiene básica indispensable: uñas limpias, ¡siempre!

Manicure casero

Todo un tema. Ya sé que muchas aman ir a que les pongan gelish y demás, y claro, tiene sus lados buenos. Por ejemplo, te dan masajito con agua calientita, te exfolian, te ponen cremita… lo que tú también haces, right?

Yo no me corto las cutículas y esas cosas, porque ya me han lastimado, así que prefiero hacerme las uñas my self. Y el gelish, ¡me estresa tener que ir a quitármelo o sentir (les juro que siento) cómo se me va una capa de la uña!

Así que yo, a la antigüita: me las pinto yo. Me salgo, sí, a veces tengo textura de la sábana, sí… pero prefiero hacerlo yo. No me preocupo si me mancho: ya habrá agua y jabón que me lo quiten y de la textura de tela yo afirmo que es decorado, “así se usa en Bangladesh, ¡cuánta ignorancia!”

Acá puedo ser tan versátil como quiero: usar amarillos, negros o blanco. ¿O qué tal un nude y encima, una calcomanía o puntitos… de un tono similar? Una uña de cada color o mi básico rojo. Con las uñas podemos jugar muchísimo y si no nos gusta, un buen quita esmalte y como si aquí no hubiera pasado nada.

colores-de-uña-renova

Ya saben que tengo muchos colores de barnices y todas me envidian mis 50 tonos de Renova que por su aniversario 55 me llegó. ¿Vieron que viene por décadas y cada una trae el logo y tipografía que se usaba en ese entonces?

uñas-bien-pintadas

Bueno, el punto es que hay tonos para aventar para arriba y este accesorio (nuestras uñas pintaditas) nos da personalidad o realza quienes queremos ser este día en particular.

Así, este cuidado integral de nuestras manos (al menos de manera externa), se complementa con el color que vaya mejor para la ocasión y nuestra personalidad… ¡sin que se vea más edad de la que tenemos por puro descuido!

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *