La vida real | Reseñas | Recomendaciones

Cómo lavar ropa (y no destrozarla)

Cómo lavar ropa (y no destrozarla)

Aunque no lo crean, no todo mundo sabe cómo lavar ropa para que luzca como nueva por más tiempo.

Estos son consejos muy prácticos que escribí hace ya algunos añitos y que creo que vale la pena retomar.

No eches a perder tus prendas.

Tips secretos para lavar ropa

¿Sabías que las camisas deben desabotonarse, de lo contrario el movimiento e intensidad de la lavadora puede romper los ojales y desprender los botones?

Al parecer este es todo un arte, porque después de esta investigación me he dado cuenta de que tiene su chiste y de que ignoraba muchas cosas… así que ¡manos al jabón!

Prenda por prenda

  • Abrigos y chamarras rellenos de plumas (o algo que se pueda deformar o mover): Se puede hacer en casa siempre y cuando nuestra lavadora sea de las que tienen la puerta enfrente; si la tiene arriba, es mejor llevarlo a la tintorería. ¿La razón?, este tipo de lavadoras cuentan con agitadores que pueden comprimir y revolver el relleno, ya que no se mueven libremente. Si son abrigos pequeños (de niños), no hay problema, puede hacerlo en los dos tipos.
  • Suéteres: son delicados… y mañosos. Existen fundas para almohadas con cierre que son una excelente herramienta para esto: los metes, cierras y listo, ¡a la lavadora! Pero si no estás seguro de qué material esté hecho o de plano es lana fina o angora, es mejor intentarlo a mano o en seco.
  •  Jeans: todos creemos que son fáciles de limpiar, pero lo que comúnmente no se sabe es que este tipo de tela está teñida superficialmente y por eso pierde el color tan fácilmente. Para que se conserven así y evitar los rayones blancuzcos, hay que lavar las prendas con agua fría en pequeñas cargas, con más agua que ropa y con jabón multiusos. También es común que se encojan de lo largo (y de lo ancho) después de la lavada, así que estirarlos antes de ponerlos a secar puede resultar de maravilla. Yo los cuelgo en ganchos con pinzas y así los pongo a secar al aire libre (es súper práctico porque asimismo entran al clóset).
  • Ropa interior: Uuuyyy, pues hay de ropa interior a ropa interior. Las damitas tenemos prendas favoritas, que son “para ocasiones especiales”. Generalmente son delicadas (y caras), pero también están las “de batalla”, que no por ser menos finas queremos que se deformen luego luego. Los bras se usan mucho y por lo tanto pierden elasticidad con el tiempo, pero si se les da el cuidado adecuado, durarán varios años en buen estado. La ropa de uso diario puede lavarse en la lavadora y con detergente multipropósito si son de algodón o de materiales sintéticos. Si son de encaje, es mejor utilizar jabón suave. También se recomiendan las bolsitas especiales para la ropa íntima (en caso de animarnos a lavarla en máquina) y hasta existen unas esferas de plástico especiales para meter los sostenes y que no pierdan la forma (sobre todo los que tienen las copas rígidas). Elige los que tienen la malla más cerrada para que los ganchitos del bra no se salgan y atoren por todos lados. Para la lencería delicada lo mejor sí es el lavado a mano, sobre todo la que tiene adornos o que son de seda. Es buena idea remojarla un ratito con jabón suave (o especial para estas prendas) y después tallar delicadamente a mano; también, que escurra sobre una toalla para que no se deforme. Otra, es lavarla en la regadera con jabón suave o con shampoo para bebé y dejarla secar al aire libre. En cuanto a las panties y ropa “de abajo” en general, hay que ponerlas en cargas ligeras, es decir, pocas prendas y en el ciclo “delicados”. Si de plano son muy finas, hay que ponerlos en las bolsitas para ropa interior o lavarlas en la ducha. En el caso de ropa interior de bebé es preferible hacerlo con jabón especialmente fabricado para ese propósito. Además, es importante que si usan la secadora sea con la temperatura más baja, pues esto minimiza la estática.
  • Trajes de baño hay, primero, que enjuagarlos bien. El agua de mar tiene mucha sal y la de alberca, cloro, que pueden causar alteración en el color. Se deben de tener los mismos cuidados que con la ropa interior de “batalla”.

Tal vez estos consejillos para lavar ropa parezcan simples, pero si los ponen en práctica se darán cuenta de que son más útiles de lo que parecen.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *