¿Cómo meditar?

shutterstock_244966906 home

TÉCNICAS DE MEDITACIÓN BUDISTA

Antes de comenzar con brinquitos de susto, miraditas nerviosas o dudas y más dudas, tengo que advertirles algo: este texto y estas técnicas no tienen nada que ver con convertirse o seguir la filosofía de vida budista, sino con aprender a utilizar estas técnicas para lograr la atención consiente. Ah, ¿verdad?

Pero, ¿cómo es eso? Muchas veces se dice que meditar es poner la mente en blanco, pero los budistas dicen que esto es muy difícil para la mayoría de nosotros, lo que suena muy cierto, ¡al menos para mí, alguien sumamente cerebral y activa! Para ellos meditar es estar atento al cuerpo, a las emociones, a los pensamientos, a las sensaciones que viene por medio de los sentidos. Es observar sin engancharnos con la emoción (para regañarnos, por ejemplo), sin rechazar ni perseguir.

Nuestros pensamientos hacen que surjan emociones, como experiencias fabricadas. Así que más que callar la mente, cuando meditamos dejamos pasar lo que viene a ella, como nubes en el cielo: lo miramos, lo dejamos pasar… si viene otro pensamiento, se procede de la misma forma. Poco a poco lograremos que nuestro “blablaba” interno cese.

Todo suena fantástico, pero muchos volverán a enrolar los ojos hacia arriba y dirán, “sí, sí, sí, tantas veces lo he escuchado, ¡pero no sé cómo hacer eso!”. Pues no se preocupen, valientes lectores y aventureros, existen técnicas para hacerlo.

shutterstock_244966906

¡Aprendamos técnicas budistas!

Antes de iniciar, hay que saber que es necesario estar cómodo para practicar la meditación. Es importante que durante todo este tiempo conservemos la misma postura y que nuestra espalda esté recta.

Existen banquitos especializados para la meditación, pero si no tienes uno no hay problema; se puede realizar de dos formas:

  • Sobre unos cojines. Colócalos lo suficientemente altos como para que al sentarte sobre ellos con las piernas cruzadas, tus rodillas toquen por completo el suelo y tu espalda esté recta. Ahora deja tus manos sobre tus muslos, que descansen ahí con tranquilidad.
  • En una silla. Si te molesta sentarte en el suelo o eres un adulto mayor, esta es la postura adecuada. Lo importante es que la planta de tus pies estén en el suelo o en un banquito, pero bien plantados. Tu espalda debe de estar recta y tus manos, igual, sobre tus muslos.

No está de más decir que hay que usar ropa cómoda, los jeans no son adecuados, pues nos pueden calar las piernas al doblarlas para la postura.

Ahora sí, listos físicamente, aprendamos la técnica. Lo que a mí me recomendaron es una meditación de entre 15 y 20 minutos, tres o cuatro veces a la semana. Mi maestro decía: más vale 5 diarios, que una hora una vez a la semana.

Técnica de la respiración o anapanasati. Aquí básicamente observamos nuestra respiración, pero lo hacemos de forma consciente: inhalo, exhalo. También se pueden utilizar números, con lo que logramos enfocarnos.  Puede hacerse de distintas maneras, por ejemplo, cuando entra el aire contar del 1, luego sacar el aire y hacerlo por 5 minutos y del 1 al 5. Después, cambiar, se cuenta cuando sale el aire. Mantener así por cinco minutos y luego cambiar a contar cuando el aire está adentro. Te sorprenderás al descubrir que durante 15 minutos tu atención se enfoca en la respiración.

Técnica Metta Bhavana o cultivo del amor universal. Esta es una meditación hermosa que consiste en eso precisamente: desearle amor a todo el mundo. Aquí se ocupa la siguiente técnica. Primero, se hace por uno mismo, durante 4 minutos; después, por alguien querido, luego por alguien difícil (para ti)  y por último, por todo el mundo.

Para hacer más fácil la meditación, hay que traer a la mente a la persona y repetir lo siguiente (en silencio): “que esté bien, que sea feliz, que esté libre de sufrimiento, que progrese”. Si no te gusta repetirlo, sólo concéntrate en desearles bien y amor. Cuando se trata de ti, enfócate en cosas positivas tuyas y cuando se trate del mundo entero, comienza por tus seres cercanos, tus vecinos, los pobladores de tu ciudad y así, hasta abarcar al mundo completo.

Esta meditación contrarresta el odio, el resentimiento, el enojo, la envidia, que en realidad a quienes afecta es a nosotros mismos, los que lo sentimos.

Técnica con mantras. Son sonidos sagrados, cantos de alabanza en sánscrito. Con estos sonidos específicos se intenta replicar la realidad del universo y proteger la mente. Surgieron hace 3 mil años en India y consisten en vibraciones particulares con propiedades específicas y al pronunciar los mantras buscamos iluminar la mente. Se puede repetir el mantra específico en voz alta o en silencio. Generalmente se relaciona con una figura histórica o arquetípica, que nos refiere a ciertas cualidades.

Por ejemplo, uno de los más famosos (y que a mí me es muy significativo) es el Om Mani Padme Hum, que pertenece a Avalokiteshvara o Chanrezig, y representa la compasión. Podemos repetir el mismo mantra durante 10 minutos o en múltiplos de 9, incluso lo podemos hacer caminando.

Esta forma de meditación es muy fácil de seguir, sólo hay que encontrar el mantra que nos vibre internamente.

¿Para qué sirve, entonces, la meditación budista?

Para los budistas los seres humanos no somos “buenos”, “malos”, “enojones”, etc; para ellos somos un proceso; cambiamos, evolucionamos. Por lo tanto, el obtener un resultado se debe a la práctica de lo que nos lleva a eso y por lo tanto, la paciencia es una virtud que debemos cosechar.

Beneficios de la meditación:

Hay muchos, por ejemplo, dejar de ser indiferentes a nuestro entorno. Simplemente, estamos más alertas y observamos más; estamos con los pies en la tierra, mirando, sintiendo, palpando.

Otro sería la integración psicológica, nos vamos integrando hacia una misma dirección; lo consciente con lo inconsciente.

Por supuesto, al estar más en contacto con nuestras emociones, sentimientos, pensamientos y nuestro cuerpo, creamos armonía con nosotros mismos y nos conocemos.

¿Qué dicen? ¿Se avientan a intentarlo?

Más información, mantras, libros y demás: http://espanol.wildmind.org

 

Un comentario sobre “¿Cómo meditar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *