La vida real, con estilo.

Compras inteligentes de segunda mano

Compras inteligentes de segunda mano

Soy amante de los mercados de pulgas y bazares en donde encuentras de todo y a precios geniales, entonces puedo hablar de mi experiencia como aficionada, porque también sé que hay expertos. ¿Expertos en mercadopulgueo? Pues sí, señores, así es. Resulta que la hermana de alguien que conozco se dedicaba a pasar de venta de garage en venta de garage en busca de nuevas oportunidades para reventa… o para quedarse ella. Al parecer, sabía reconocer una ganga sólo de verla.

Y yo alguna vez acudí a una, pues una conocida se mudó de país y vendió prácticamente todo. Así me hice de una hermosa lámpara roja ($30), una báscula digital ($100), un utilísimo bote de basura ($30), varios Cds, revistas, un revistero y… ¡la mejor chamarra del mundo!, de piel, hermosa, vintage, que ha despertado la envidia de hombres, mujeres y cetáceos por igual. Una chamarra de ¡$30 pesos!

Ok, ok, tal vez mi imagen glamourosa se vea afectada por la confesión de este hecho, pero lo que quiero sentar son mis conocimientos: sé de qué hablo.

En algunos países existen las famosas “Charity shops” o”Family Stores”, que, como dice su nombre, son tiendas para hacer caridad. La gente dona cosas y diferentes ONGs las venden para sacar fondos para sus proyectos.

Estos mágicos lugares guardan joyitas maravillosas, desde chalecos de pluma de ganso GAP con todo y etiqueta (a unos cuantos pesos, dólares o libras), hasta libros en varios idiomas a centavos o muy baratos.

En el norte de México existe un mercado al que se le conoce con un nombre como Bombas o algo así (la memoria ya me falla) y es un paraíso para los amantes de lo de Segunda Mano. Tengo entendido que los vendedores van a los barrios popofs de California a recoger cosas que don gringo elegante no quiere… entonces acá los venden a magníficos precios. Una cafetera para capuchino y express a $150 pesos, unas tazas de porcelana china a $5 pesos… y para qué les cuento más.

shutterstock_126926213

Qué sí y qué no

Pero no todo debería comprarse de segunda mano, no, no. Aunque la tentación sea mucha, medita las siguientes opciones antes de dejarte llevar por ese precio de regalo. Claro, al final tú decide qué te conviene, quizás sí sea una oferta magnífica y conozcas bien a los antiguos dueños… pero tal vez sea mejor en estos casos invertir un poco más. Por ejemplo, las opciones obvias no las incluyo, como los automóviles, de esos ya sabes.

Zapatos: un tema escabroso para las mujeres. Si son hermosos y están casi nuevos, revisa que la horma esté bien. Si es para un adulto, pruébalos, tal vez estén ya deformados a los pies del ex dueño y no sean cómodos. Si son para niños, mejor evita comprar de segunda mano, prefiere ofertas de fin de temporada. Los pequeños andan de arriba para abajo y necesitan buenas suelas y soporte.

Colchones: los colchones tienen una duración de vida. Si te fijas, los más finos tienen hasta 20 años, lo que habla del material del que están hechos. Así que antes de aceptar pagar unos cuantos pesos, pregunta de quién fue, hace cuánto que lo compraron… y ni así. Estos muebles pueden guardar bacterias, humedad y ácaros. Por eso mismo, aunque sea sólo tuyo, procura ponerles siempre un cubrecolchón. ¡Nada como un buen descanso… limpio!

Aspiradoras, reproductores de música y Hornos Microondas: tan fácil como esto: te costará más repararlos que comprar unos nuevos.

Asiento de auto para el bebé: aaah, este está difícil, puesto que es costumbre “heredar” los mueblecitos de los peques a los hermanos o primos. Que no cunda el pánico. Hay que considerar un aspecto, además de los obvios (que sirvan los cinturones, que esté en buenas condiciones, que sea cómodo para el niño), que no haya estado involucrado en un accidente de tránsito. Los choques pueden descomponerlos. El Sainsbury’s Bank de Inglaterra hizo un estudio en el que se pudo ver que una de cada diez sillitas en uso estuvo involucrada en uno de estos incidentes, lo que los hace mucho más frágiles a su seguridad.

Laptops: pues sí, estas herramientas de trabajo son blanco de derramamientos de líquidos, golpes, caídas y demás monadas. Hablando sólo de lo físico. Quizás también tengan daños internos. Expertos incluso afirman que este es uno de los pocos productos a los que vale la pena comprarles garantías extendidas por servicio gratuito.

Como verás, son en realidad pocas las cosas que habrá que evitar. Si alguna vez has visto los programas donde remodelan casas y habitaciones, sabrás que los mercados de pulgas son espléndidos sitios para encontrar detalles que le darán el toque especial a tu casa, sin gastar miles de pesos.

Así que ya te enteraste… puede ser que lo barato sea caro… o no. ¡Inténtalo! Que no te dé pena husmear entre los bazares, puedes sorprenderte.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *