La vida real, con estilo.

Crema, suero, gel, loción… ¿cuál elegir?

Nuestra piel requiere cuidados especiales desde que somos muy jóvenes, pero a partir de los 25 años hay que mirarla de cerca para conocerla y atenderla como se merece.

Estado de la piel

Al momento de buscar un producto para cuidar nuestro rostro, hay que conocer nuestras propias necesidades. Más allá de clasificarnos dentro de una categoría con base en nuestra edad, tenemos que definir el estado de nuestra piel; así, podrá haber una mujer de 40 años que tenga un cutis de 30 y una de 28 con uno de 35. ¿Cuáles son las variables que influyen? Muchas, desde la genética hasta los hábitos –alimenticios, fumar, beber, desvelarnos, etc.

Antes de elegir tu tratamiento, necesitas un diagnóstico; ya que no hay cremas que sí funcionen a todas o no funcionen, sino que hay que ver cuáles son tus necesidades. Y, claro: Probar, probar, probar.

Para aclarar las dudas de cuál te conviene, si necesitas utilizar una, varias o todas, hay que comenzar por saber para qué sirve cada una.

Cremas

Es lo que más comúnmente se consume. Su textura es mucho más untuosa. Se utilizan para combatir la resequedad y falta de humectación. También es una barrera de manera más superficial.

Captura de pantalla 2016-09-07 a las 18.27.04

Tienen gran porcentaje de agua y pueden contener factor de protección solar, propiedades desinflamatorias, aclarantes y hasta color, además de nutrientes diversos.  Las fórmulas más nutritivas y gruesas son para la noche, ya que durante el sueño se absorben más y por el proceso natural de reparación natural, se aprovechan sus propiedades. Se recomienda para pieles con un requerimiento mayor de hidratación, para climas fríos y ambientes en donde el aire acondicionado es común. “Depende de cómo te gusta sentir tu piel: más sedosita, más fresca, y del tipo de tu piel que hay que elegir lo que necesitas”, dice Gisela Guerra, capacitadora de Gisele Delorme.

Gel

Es un tratamiento mucho más ligero que la crema, penetra de manera más rápida y deja un aspecto más mate. Perfecto para climas cálidos.

Captura de pantalla 2016-09-07 a las 18.28.34

 La marca Fluidbase, de Genové, se vende en farmacias dermatológicas.

Loción

En realidad estas lo que hacen es nivelar el pH de la piel, hay para pieles mixtas, sensible, etc., además de que preparan para un tratamiento. Otras tantas tienen propiedades específicas.

Captura de pantalla 2016-09-07 a las 18.31.34

Suero

La textura es mucho más líquida, fluida, pero el principio activo es mucho más concentrado. Por la textura, el suero penetra de manera inmediata y mucho más profunda, además de que no deja sensación grasa. Para muchas marcas, es la base que hará que las propiedades de la crema se absorban mejor, además de tener sus propios atributos. Existen específicos para ojos, el área del escote o el rostro en general, y no sustituyen la acción hidratante de la crema. Para mí es el básico de toda rutina de cuidado de la piel.

El suero ayuda a dar lo que la piel necesita, ya que penetra más fácilmente por su molécula es más pequeña, su textura es más ligera. Recomienda independientemente de la edad, en la condición de la piel.

Captura de pantalla 2016-09-07 a las 18.25.14

Otros cuidados

Alimentación, el clima, contaminación, hacer ejercicio, tomar agua, el estrés, hormonal, la herencia es muy importante. Todo eso contribuye a la condición de la piel y todo viene desde el interior. Muchas veces nos llenamos de toxinas por lo que comemos y hasta el mismo estrés, por lo que hay que combatirlo a modo interno.

 La diferencia es la textura y composición, de cada una, además de las necesidades que cubre.

Así, todos tendrían que ser parte de nuestra rutina, dependiendo de las necesidades específicas del clima, la edad (de la piel) y lo que se esté combatiendo (enrojecimiento, falta de hidratación, líneas de expresión, etc.).

Importancia de las mascarillas

Pueden ser limpiadoras, reafirmante, para matificar o humectar, pero es importante aplicar una al menos una vez al mes, para potenciar los tratamientos que estás utilizando; hace que el tratamiento penetre más, además de la acción que propone.

Captura de pantalla 2016-09-07 a las 18.38.06

Un plus para que todo funcione

La exfoliación semanal es básica; gracias a que con ella retiramos las células muertas, los ingredientes del tratamiento penetran en la piel de forma más eficaz. La periodicidad dependerá de qué tan gruesa es tu piel: desde una vez a la semana, hasta una vez al mes. Eso sí, no debe de hacerse diariamente, pues no dejamos que se regenere la piel.

Captura de pantalla 2016-09-07 a las 18.35.56

Publicado en la revista Kena 369, escrito por mí.



1 thought on “Crema, suero, gel, loción… ¿cuál elegir?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *