Cuando dos brujas británicas atacan

Uno de mis programas favoritos de la televisión de todos los tiempos era el de la BBC “¡No te lo pongas!” (What not to Wear), ¿lo recuerdan?

Nacido dentro de los “reality shows” tan de moda ahora, el programa nos mostraba cómo dos “brujas” inglesas, Trinny  Woodall y Susannah Constantino, transformaban a “patitos feos” en “hermosos cisnes”.

La BBC lo define así: “no es sobre la última moda, más bien se trata de enseñar a la gente sobre su estilo personal, vestirse de acuerdo a sus características físicas, personalidad y aprender cómo sacarle el mayor provecho a sus puntos fuertes”.

Sin títuloEn México pudimos ver dos etapas del show. En la primera, la familia y amigos “nominaban” a la “víctima”, se grababa a escondidas la rutina de esta mujer y finalmente se llegaba por sorpresa (cámara, micrófonos y conductoras al ataque) y se les anunciaba que habían sido nominadas. El trato era el siguiente: entregar su cuerpo y su guardarropa a cambio de dos mil libras esterlinas y asesoría para comprar un nuevo vestuario. ¡Ah!, corte de pelo y maquillajes incluidos. Es decir, toda una transformación.

Lo que seguía era que la víctima llegaba “con todo y chivas” a las elegantes oficinas de Trinny y Susannah, quienes revisaban desde la ropa interior hasta los trapitos de fiesta. Se desechaba casi todo, acto generalmente acompañado de comentarios hirientes sobre alguna época horrorosa en la moda (generalmente los ochentas) y el apego de la clienta en cuestión a un periodo de su vida (cuando eran más jóvenes, o más felices, o más flacas, o más noséqué). El siguiente paso era meter a las víctimas a un espejo de 360 grados. Aquí comenzaba el camino más amargo: enfrentarse con su realidad, cómo la gente las veía. Ese mismo día se les explicaba qué tipo de ropa les quedaba mejor según su fisonomía.

QVC- Trinny & Susannah (81)El primer día de compras: Caos

Solas, perdidas, las víctimas salían “al matadero”.  Se dirigían a las tiendas con su listita y millones de dudas. Agonía. Generalmente hacían un esfuerzo por apegarse a las reglas y muchas veces las veíamos frustradas, enojadas, llorando salir del probador y aceptar la derrota.

Segundo día de compras: Brujas al rescate

Durante el segundo día, Trinny y Susannah monitoreaban a la víctima y corrían para ayudarles a escoger mejor la ropa. Pleitos, orgullos heridos y mutuos ataques.

 

La transformación: clienta satisfecha

El último paso era llevarlas con un estilista: el cambio de look. Nuevo peinado, nuevo color del cabello y, claro, nuevo maquillaje.

Ahora venía el momento de la verdad, la víctima se enfrentaba a su nueva imagen.

Hay que reconocer que las transformaciones en un 95% de las veces eran muy buenas.

En resumen, durante esta etapa del programa vimos a varias mujeres enojadas, a casi todas llorando y a la mayoría feliz por su transformación.

El turno de los caballeros

“Ahora sí, viene la nuestra”, decían las miles de seguidoras de este programa, “verán lo que se siente”. El turno les tocó a los hombres. Un punto que vale la pena mencionar, es la apertura de los candidatos al cambio físico, a  atreverse a ser “metrosexuales”.

Los pasos eran los mismos y el resultado también era muy bueno. ¡Ey!, los hombres también pueden ser sexys y verse bien, sin importar las pancitas cerveceras.

Segunda Etapa

EMP5893172El éxito de “¡No te lo pongas!” puede ser medido por lo que pasó después. Miles de mujeres de todo el Reino Unido enviaban videos nominándose a ellas mismas: todas querían ser cisnes.

El equipo de producción analizaba los videos y llamaban después a cinco o seis precandidatas. Había una plática con las conductoras, “tipo psicólogo” (las acostaban en el diván y todo) y, después de un análisis concienzudo, dos eran escogidas.

Aquí uno de los más significativos avances del programa: Trinny y Susannah tomaban, por un día, el lugar en sus hogares y trabajos de las víctimas. No solo se trataba de decirles qué les iba mejor por su fisonomía, ahora iba más allá: qué les quedaba mejor para su estilo de vida. Se trataba de ser empáticas.

Así, veíamos a una Trinny luchando con triates y a Susannah tratando de hacer labores de oficina y cocinar para una familia de cinco.

Los pasos siguientes eran básicamente los mismos de la primera etapa, terminando con las transformaciones de las dos participantes.

 

Para pensar

2012 Oct DenmarkA pesar de las malas maneras en que las conductoras “decían las cosas”, incluso llegando a traspasar la barrera física (les tocaban los senos, les bajaban los pantalones, les levantaban el pelo, etc) este par de brujas transmitían un mensaje positivo: no importa la edad, no importa tu estructura ósea o si tienes kilitos de más o de menos, siempre hay una manera de lucir mejor, de encontrar un punto en el que toquemos ese nervio sensible en el que el espejo nos haga sentir cómodas con lo que vemos, de abrazar tu estilo, tu feminidad, tu “loca” o “excéntrica” interna y estar a gusto con ella. También nos enseñaron que no hay que temerle tanto al cambio y que hay que caminar por esas etapas de la vida de la mujer, aceptándolas y transformarnos para vivirlas al máximo.

Al inicio del artículo menciono la frase “patitos feos” (no se pretende sonar agresiva). En realidad las candidatas mostraban un descuido preocupante por ellas mismas, por su aspecto, lo cual, muchas veces manifestaba algo más profundo: el poner como prioridad la atención a la familia, la negación a envejecer, la falta de autoestima, entre otras muchas cosas.

Cambio radical

Ciertamente lo físico no es lo más importante, pero si lo analizamos, veremos que en el 90% de los casos hubo un cambio interno: las  mujeres se sentían sexys y seguras, se aceptaban con sus piernas cortas o largas, con sus busto grande o casi inexistente, con sus arrugas, en sus 20´s, 30´s, 40´s o 50´s, y eso, lo digo por experiencia, es uno de los mejores regalos que te puedes dar a ti misma.

Enseñaron a una mujer embarazada a lucir bien (en alguna temporada ambas estaban “de encargo” y lucían espectaculares), inspiraban con sus atuendos (hay que reconocer que la mayoría de los casos se veían muy bien), incluso, alguna vez ella mismas mostraron su lado sensible al derramar alguna lágrima o mostrarse entusiasmadas con la transformación de alguna víctima, y nos demostraron que TODAS tenemos un cisne esperando a surgir o al que le podemos agregar “una femenina plumita” extra.

Las hermanas hoy

57436027-5a0a-4c14-910c-13d6e6fcf3b9Actualmente y después de viajar por el mundo, siguen teniendo programas y especiales, además de un completísimo sitio web, además de seguir aconsejando por medio de sus libros.

Si alguien me enseñó a mí que no estaba sola en el camino de “poder sentirme mejor conmigo misma” fueron ellas dos y por eso, les agradezco profundamente. Siempre se dice que los medios nos manipulan y muestran estereotipos erróneos de quiénes somos en realidad, pues para mí, estas dos brujas representan exactamente lo contrario: hacen salir la mejor versión de nosotras desde los medios de comunicación. Al menos eso son para mí.

Sin título 3

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.

Algunos consejos extraídos del programa de televisión

Tomemos un par de consejillos del programa para aprender a sacarle el mayor provecho a nuestro cuerpo y crear nuestro propio estilo.

Lo primero es analizar tu cuerpo; conócelo y acepta, objetivamente, qué te gusta y qué no te gusta, así podrás tratar de disimular lo que no te parece tan atractivo y sacarle provecho a lo que sí.

Así que si tienes…

… poco busto, no trates de “creártelo”, más bien resalta otras partes, como tus brazos, utilizando una playera sin mangas y cuello redondo.

… cuerpo en forma de pera, usa sacos a la cintura o que lleguen a la rodilla, nada intermedio.

… piernas largas y torso corto. Utiliza un buen brassier que te levante bien los senos para que tu torso luzca más largo. Usa sacos que lleguen a la cadera.

…torso largo y piernas cortas. No utilices pantalones tipo pescador porque acortan tus piernas, más bien utilízalos largos con tacón. Para alargar tu torso, utiliza varias capas, por ejemplo, una camiseta larga debajo de un suéter.

… cuello corto. Usa cuellos en “v” (genial para todas) o blusas de escote bajo para dar la ilusión “jirafa”.

… hombros anchos y caderas angostas. Utiliza pantalones sin pinzas, rectos y faldas cortadas al bies.

 

Tips para tomar en cuenta:

  • Combina colores brillantes con brillantes, no los mezcles con negro.
  • Ojo con la ropa interior, es algo que no debe de ser muy obvio (que no se note a través de tu ropa).
  • Siempre cuida la limpieza de los zapatos.
  • No uses ropa demasiado floja, te verás sin forma.
  • Mujeres mayores de 35, eviten faldas que lleguen arriba de la rodilla.
  • Los pantalones un poquito flojos te harán lucir más delgada que si los utilizas demasiado ajustados.

 

Si te gustarían más consejos sobre cómo sacarte provecho, escribe. Me encantaría tener tu opinión.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *