La vida real | Reseñas | Recomendaciones

De vida privada y pública

De vida privada y pública

Oh, dios… este tema siempre me ha causado conflicto: ¿hasta dónde los medios tenemos el derecho de meter la nariz en la vida privada de una persona pública?

Cuando vi el documental de la vida de Taylor Swift, Miss Americana, alguien le dice que su vida privada le pertenece al público… ¿será cierto?

vida-privada-taylor

Al parecer, los sitios webs y revistas de chismes son los que más venden… justo reflexionaba hace unos días de una conductora de tv que se convirtió en mamá y abrió una página… En un evento la presentaron como una influenciadora con más de un millón de visitas al mes… impresionantes, pero luego, como me correspondía, visité su página, obviamente pensando en que su vida privada como mamá sería el eje central del sitio, y me encontré una página web de chismes amarillistas.

Deh.

¿Cuando se trata de figuras privadas, desaparece la ética periodística?

Con la llegada de Netflix tenemos acceso a documentales de personas internacionalmente famosas, incluyendo el que mencioné arriba. Yo confieso que no soy fan de Taylor y no tenía idea clara de qué hacía y su trayectoria. Me dio mucha ternura su historia, pero a la vez, gusto. Es una mujer que ha seguido su sueño desde niña y si bien pensamos que se le quita una parte de la infancia, también es un privilegio y un sueño (reconozcámoslo) que desde tan temprana edad ha tenido la claridad y oportunidad de hacer lo que ama.

Vemos que Taylor se ha convertido en una mujer más madura, aunque sigue teniendo esos miedos y preocupaciones que muchas tenemos: ¿qué onda con la vida privada? ¿Tendrá futuro su carrera después de los 35 años? ¿Hasta dónde le corresponde opinar sobre equis o tal cosa que no tiene que ver con su trayectoria musical o su material discográfico?

Una vez que se convierten en personas públicas la vida privada… ¿es privada?

Ahora, escalándolo a un espacio más local pero igualmente público: ¿qué onda con las bloggers que comparten cada aspecto de su vida? Y dejen de su vida: a sus hijos, familias, vida personal y cada detalle que hacen. ¿Cuál es la línea delgada entre vida privada y vida pública? ¿Y qué derecho tenemos de publicar la vida privada de alguien más (hijos, pareja, padres, etc.)?

Yo no tengo la respuesta, pues todos los que hemos tenido un blog hemos caído en ese punto: “sobre compartir”. Y era el chiste del asunto.

¿Seguirá siéndolo?

¿Cuál es su opinión?

::::::::::::::::::::::::::::::::::

 Sigue leyendo: 

¿De dónde vienen mis creencias?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *