La vida real | Reseñas | Recomendaciones

El amor en tiempos modernos

El amor en tiempos modernos

Por Diana Miss Labelle

Son incontables las veces que nuestras relaciones se ven a diario afectadas (positiva o negativamente, eso es relativo) por la “modernidad”. A diario escuchamos gente quejarse sobre las relaciones “de ahora” o decir frases como “En mis tiempos no era así…” Lo que no tomamos en cuenta es que esas relaciones “de ahora” son las únicas que hay.

Como diría Mercedes Sosa “cambia, todo cambia”. Este es el nuevo modelo de relaciones y amor. Ciertamente los tiempos de telegramas, cartas escritas y de llamar a la casa de esa niña/o con el riesgo de que respondieran el teléfono sus padres, han quedado atrás (duela a quien le duela), y, como todo en la vida, es adaptarse o morir (de amor 😛 ). Pero en el fondo creo que no todo está -tan- perdido.

La recompensa inmediata

Con el tiempo hemos olvidado el valor de las recompensas a largo plazo. Queremos sentirnos queridos, valorados, recompensados y aceptados de manera inmediata (en especial las generaciones del 80 en adelante, que a muy temprana edad nos vimos afectados por la tecnología).

Y es por eso que cuando cualquiera que no nos responde el whatsapp en 5 minutos o que no le da “like” a nuestros posts en Facebook, nos hace sospechar de su lealtad y cariño (la pareja no es la excepción).

Ahora queremos conocer a esa persona que tanto nos atrae en solo dos noches de whatsappearnos. Queremos saber todo de su vida… Sus gustos, aficiones, música, la historia de su familia, y hasta sus posiciones favoritas… Algo que antes llevaba semanas –hasta meses- de citas, ahora queremos beberlo de un solo trago en menos de una semana.

relaciones-via-whatsapp

El pequeño detalle es que esas pequeñas cosas, que tanto nos hacen suspirar por alguien, no son visibles por el whatsapp Ni cien noches de charlas whatsapperas de madrugada se comparan a una noche charlando con esa persona frente a frente. Ver su cara cuando te mira, las arrugas de sus ojos cuando sonríe, el color variante de sus mejillas al recibir un halago tuyo o esa chispa en sus ojos cuando cruzan miradas y hacen planes a futuro, el calor de sus manos… Eso no se ve ni chateando con él todo el mes.

Y ni qué decir de esa ansiedad malsana cuando escribimos a alguien y lo ve sin responder… A veces porque en verdad no puede, otras porque en verdad no quiere.

Lo positivo de estar a un solo clic de distancia de todo y todos es que cuando le importas a alguien se nota, y cuando no le importas a alguien se nota más…

El protocolo olvidado del amor –y el desamor-

Otra de las cosas que más me trastornan es la falta de sentido común protocolario en cuestiones amorosas. Quiero decir, hay ciertas cosas que NO deberían hacerse por ningún medio digital, y el hecho de que puedas escribirlo, no quiere decir que debas mandarlo. Hay cosas que requieren ser dichas de frente –y con huevos-.

Por ejemplo: Tengo incontables historias de amigas que salían con un chico que conocieron por Tinder (la bendición y maldición de poder conocer a alguien con solo mover un dedo) o Facebook y súbitamente el cuate dejó de escribirles y contestarles los mensajes, eso en la vieja usanza, ameritaría una charla tipo “gracias por tu tiempo, pero esto no me interesa más”… Gente que por whatsapp tiene discusiones  –y hasta reconciliaciones- con su pareja (me incluyo en esa lista).

Y la peor de todas: Gente que termina relaciones de años por whatsapp o facebook. Por cierto, ¿Ya les conté cuando mi ex novio -con el que llevaba años viviendo- terminó la relación por correo electrónico -después de no saber nada de él en semanas y pensar que incluso hasta se había muerto- ? ¿No…? Bueno, esa es otra historia.

Insisto, el hecho de que un tema pueda ser expuesto de manera digital, no quiere decir que sea el medio para plantearlo.

¿Qué hay del “ghosting”? Cuando estás en una relación y súbitamente no sabes nada de esa persona, como si la tierra lo hubiera tragado. Si ni siquiera somos capaces de irnos de una cita sin decir adiós, ¿En qué momento tenemos esos pantalones –o debería decir, falta de ellos- para desaparecer sin más, solo porque se puede?

 

No son celos, son maripositas encabronadas…

 El boom de las redes sociales fue como la bomba de Hiroshima para las relaciones en materia de celos. Mi novio me confesó una vez que él sí revisa quiénes le dan like a mis fotos y publicaciones y estoy segura que no soy la única que ha pasado por eso.

¿Cuántas personas conoces que han tenido problemas, o incluso terminado sus matrimonios porque el marido o novio le daba like constantemente a las fotos de tal amiga? ¿O por los comentarios en sus fotos de perfil? ¿Cuántos no le han pedido a su pareja que borre a fulana o mengano de su Facebook? Ese tiempo en el que se agarraban a golpes en la calle por voltear a ver a la novia ha quedado atrás, ahora existe el bloqueo de redes a petición del otro. No digo que esté bien “picar la cresta” de nadie, pero me parece muy enfermo pedir a nuestra pareja que cierre su círculo virtual por nuestros celos -a menos que haya causas de peso para hacerlo, claro está-.

Cuando analizo a profundidad, caigo en cuenta que el problema no es la modernidad, somos nosotros. Las redes sociales, el whatsapp, los teléfonos móviles, las videollamadas son solo herramientas… El problema es cómo decidimos usarlas.

 

El conflicto llega en el momento en el que preferimos enviarnos mil mensajes en vez de tomarnos un café vespertino, desvelarnos en whatsapp en vez de madrugar para desayunar juntos, medir su nivel de amor y lealtad con el número de likes que recibes de él, su fidelidad con los likes que les da a otras personas, cuando asumimos que las personas están siempre disponibles solo porque traen el teléfono en la mano –mucha gente trabajamos por ese medio, pero no siempre estamos disponibles a contestar mensajes- , tratar asuntos urgentes o importantes por whatsapp en vez de llamar…

 

¿Será que las herramientas modernas legaron a arruinarnos el amor, o el problema real es nuestro mal uso?

::::::::

 

Diana es maquillista y Blogger. La puedes seguir en su Facebook,

 

¿Quieres seguir explorando el amor? En Glam Weddings, Irma escribe sobre cómo se ama con los 5 sentidos, ¡corre a leer!

.



1 thought on “El amor en tiempos modernos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *