La vida real | Reseñas | Recomendaciones

El enemigo de la belleza

El enemigo de la belleza

 

Se me acabó mi agua micelar y me puse a buscar novedades y encontré reseñas de agua micelar bifásica L’Oréal (leer la historia al final) y se me ocurrió escribir sobre las razones que tengo para querer este producto.

Creo que hay varios enemigos de la belleza pero uno en particular que tiene fama porque se cree que es un irreal mito urbano: la limpieza.

Las británicas afirman que el limpiar es un arte y las coreanas ¡vaya que lo siguen al pie de la letra!, utilizan doble o triple lavado. En la mañana y en la noche. Y aquí es donde la flojera entra en los cuerpos de todas las mexicanas… que ni siquiera se desmaquillan todos los días. Nomás cuando tienen ganas.

NO.

La limpieza y el desmaquillarse tienen que hacerse sí o sí todos los días, pues los poros necesitan respirar para que las células se regeneren. Así de profundo es el asunto.

No crean que no las entiendo, no. Hay días en los que voy a la escuelita y salgo de casa a las 7 am y regreso hasta las 9 pm a, ya saben, sacar a Cinna, cocinar, preparar mi comida del día siguiente e irme a la cama temprano para levantarme a las 6 am. ¡Qué ganas de hacer tres pasos coreanos para limpiar mi cara! Justo por eso el agua micelar para mí es un básico en la vida. Porque todo lo haces en un solo pasito y sin necesitar de mojarte el pelo, el pecho, etc. –en caso de que sean tan torpes como yo.

Si aún no las prueban no sé dónde viven. Son, literal, botellas de agua que contienen “micelas” que son “moléculas capaces de atraer la suciedad, maquillaje, grasa”, aisalarlo y trasportarlo al agua para que se lleve todo en una pasada (con algodón). Esta sustancia acuosa es suave, cierra los poros, es ideal para todo tipo de piel y hasta tiene propiedades que hace que ya no se necesiten tónicos.

Ojo, que no sirve para maquillaje a prueba de agua, para ese yo utilizo un desmaquillante bifásico (que también está por terminárseme, por cierto) así que esta novedad me pareció que valía la pena husmear.

Aquí les dejo el link de esas reseñas de agua micelar bifásica L’Oréal y de qué trata el producto.

La historia

La descubrí en una farmacia mientras esperaba que me trajeran mi medicamento: una chica llegó y preguntó qué podía usar para desmaquillarse. La tendera era muy atarantada así que en mi espíritu de Teresa de Calcuta empecé a recomendar productos que estaban frente a nosotras. Cuando vio los precios casi se desmaya, entonces le preguntó a la señorita si tenía algo más, “algo de L’Oréal o algo así”. Entonces sacó este frasco que les digo… y que me quedo callada. La verdad me dio mucha curiosidad y aquí estoy, buscando información.

No la he probado, pero sí que lo he hecho con las aguas micelares y justo la que se me terminó es de esa marca (pero no bifásica).

Mi consejo es que de verdad inviertan cinco minutos en cuidar su piel y todo comienza con la limpieza. Este paso (¡un paso!) simplifica todo, por lo que no tenemos pretextos para dejar de hacerlo.

 

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *