La vida real | Reseñas | Recomendaciones

El fin del desamor (o cómo sentirme bonita)

El fin del desamor (o cómo sentirme bonita)

Me di cuenta de cuántos años desperdicié sintiéndome no bonita. Muchos, muchísimos. No es una reflexión nueva pero sí quiero hablar de ella ahora que los muertos vienen a visitarnos. Porque quiero que ese desamor se quede ahí, muerto. Pero me es importante también verlo y honrarlo, entenderlo.

Ayer hablaba con Mamá GaGina sobre el tema, porque, ah, cuántas mujeres hemos pasado por ahí. Si bien podríamos (ambas) culpar en cierta medida al hipotiroidismo, el hecho está ahí: años y años desperdiciados, sintiéndonos poco atractivas.

Bonita a través de los ojos del otro

En el episodio cero de Cuatro Cero Podcast hicimos un ejercicio: ¿qué le diríamos a nuestro yo de veinte años? Y, claro, me fui como hilo de media. Una de las cosas era eso: deja de sentirte que no eres bonita. David (mi co-conductor) se sorprendió, “¿pero cómo, tú? Si eres muy bonita”.

A la gente le parece una tontería, ¡impensable! Pero es la verdad: lo que sientes es lo que sientes.

Poco a poco he ido creyendo eso que me dicen. El verme linda a través de los ojos de los otros me ha ayudado. Pero trabajar conmigo, más.

Cada relación me ha fortalecido (¿quién dice que las relaciones son fallidas o no sirven para nada?) en mi autoestima física (no hablemos de otros pedos mentales) y puedo decir que con mi ahora ex pareja fue una gran culminación. A mis cuarenta y tantos puedo decir que finalmente, me siento linda. Lindísima.

Pero tantos años desperdiciados, carajo. ¿A quién le sirvieron esos años tirados por la borda, inútiles, podridos?

¿En qué momento permitimos que estos sentimientos se apoderen de nosotros y por qué nos aferramos a ellos?

¿Les suena familiar?

No sé de dónde vino esa creencia, pero le he puesto fin. No me sirve, no suma. Es más: estorba.

Así que he hecho pasos para enterrarla, aunque el 1 de noviembre venga a visitarme y a recordarme que estuvo, pero que ya se fue.

Pasos para sentirme linda

Primero, trabajar con mi autoestima en terapia, claro.

Segundo, saber escuchar. Porque la gente te lo dice y ni los pelas: eres bonita. Créetela.

Tercero, sentirte bonita. Esto es tan personal e individual, que nadie puede darte la receta exacta. Pero para mí tiene que ver con conocer (y aceptar y amar) mi cuerpo, por tanto, comprar ropa con la que me siento cómoda y segura. También es conocer y tratar mi piel (los granos no ayudan, tengo que decirlo), así que ponerle remedio a ese asunto. Un buen diseño de cejas, sacarle provecho a mis pestañas, al tono de mis ojos y elegir los labiales que me dan mucha luz. Un corte lindo, quizá un perfume. Accesorios y… ¡me siento increíble!

Cuarto, proyecta cómo te sientes. Esto tiene que ver que si te sientes bonita, se nota. No hay de otra, primero viene el paso tres para llegar al cuatro.

Quinto, celebrar ese amor. Aunque suene frívolo, yo me he hecho un par de estudios fotográficos en donde juego a ser modelo. Para mí, acostumbrada a estar detrás de cámaras por tantos años, fue un ejercicio en donde al principio me sentí… ¡ridícula! Pero poco a poco eso fue cambiando y ahora hasta casi actúo. Me descubrí haciéndolo en una campaña de Instagram. Y también me veo en mis FB Lives y me escucho en mis Podcasts. Me noto cómoda, lo estoy. Me llevó tiempo pero llegué a ese punto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¿Listos para entrar al #hoteldecriminales ? #cine #peliculas #film #lovecinema

Una publicación compartida de Cris Mendoza | lifestyle (@crislata) el

 

estudio de fotos por nancy lópez
Fotos: Nancy López.

 

¿Puedes dejar de sentirte no bonita? Hell yes! Claro que sí. Pero si no te das cuenta de lo que sientes es muy complicado transformarlo. Por eso honro a este muerto al que, como cazadora de zombies, he logrado mantener bajo tierra. Aunque de vez en cuando asoma su manita huesuda y sin piel para recordarme que existió y que hay manera de vencerlo.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *