fbpx

La vida real | Reseñas | Recomendaciones

El pelo de mascota es mi glitter… ¿tiene remedio?

El pelo de mascota es mi glitter… ¿tiene remedio?

Mi amiga Fabi tiene un nuevo compañero de aventuras: Totopo. Es un perrito que, literal, se encontró en un mercado. El simpático peludo llegó y le puso su carita en el regazo mientras ella comía algo. Y de ahí en adelante, hubo solo amor.

Así que decidió traerse a Totopo a vivir a su casa… solo que se encontró con un problema: el pelo de mascota por todos lados.

Como sabe que yo soy la señora llena de glitter, digo, de pelo de mascota, me permití darle algunos consejos para saber qué hacer con ello.

¿Puedes estar libre de pelo de mascota?

Es una pregunta truculenta y tramposa. Los remedios que yo encontré cuando llegó Cinna a mi vida fueron los siguientes:

  1. Complementos alimenticios: existen aceites que se supone fortalecen el pelo de los perros. Dicen que funcionan. En mi caso la verdad solo le puso el pelito divino pero no se dejó de caer.
  2. Cepillarlo bastante seguido: híjole, les fallo bastante en hacerlo. Pero existen diversos artefactos para cepillarlo. Dependerá del tipo de pelo que tenga el perro. Por ejemplo, Totopo tiene el pelo corto, duro y pegadito. Cinna lo tiene un poco más largo y suave. Hay otros perros (tipo Golden) que lo tienen largo. Yo tengo dos cosas que me ayudan: este guante removedor de pelo que compré en la Tienda Rocket Brands y el segundo, que no recuerdo dónde lo saqué.

El guante lo utilizo con Cinna y el segundo, la verdad, lo utilizo para “cepillar” las superficies llenas de pelitos. Como mi cobertor. Lo hago entre una y dos veces al día.

  1. Rollo quita pelusa: Este la verdad lo uso pocas veces y sobre la ropa. Como son muy costosos, prefiero usar cinta canela. Sí, no es remedio para que deje de caérsele el pelo pero sí para tener menos glitter en mis muebles.
  2. Aspirar: existen aspiradoras súper fuertes que se supone que arrasan con todo, de sillones, de alfombras, tapetes, de camas, etc. Mi mini aspiradora solo medio funciona, lo confieso, pero de vez en cuando es un plus.
  3. La calidad de la comida: sí, también esto influye. Incluso el shampoo o jabón con el que lo bañas. Dicen que el Zote es maravilloso, yo utilizo uno antipulgas.
  4. Resignación: la verdad es que después de enloquecer y tratar de remediarlo, lo mejor que pude hacer es resignarme. ¿¡Qué hacer?! Mejor me compré mi taza que dice la verdad: El pelo de mascota es mi glitter. Y lo porto con alegría y felicidad.

No olvides que la caída de pelo también viene por temporadas. Habrá cuando se le cae más (lo notarás), pero pasa ese periodo. Yo también tengo claro (después de cinco años de vivir juntas) que no se le dejará de caer, y pues ahí viene el último punto, el de la resignación. Aunque, como en las mejores parejas, amigos y familia, es más bien ¡aceptación!

Vienen en paquete completo, ¡ni modo! A andar por la calle con residuos de amor canino (o gatuno).



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *