Libro para las vacaciones: Salida de emergencia

salida de emergencia_home

Qué difícil es escribir sobre un libro. Y más cuando todos los personajes son tan ajenos a ti y a la vez, todos tienen algo de ti.

Las novelas cortas tienen la ventaja de no pesar, así que mientras viajas (ya sea en el metro o en el horror del tránsito) puedes avanzar… ¡que no se te escape la emoción entre una labor doméstica, una laboral y otra familiar! Esta es una de ellas.

salida de emergencia

Cuando vi la cubierta del libro de Maira Colín pensé de inmediato en Breakfast at Tiffany’s, la película. Y la temática podría recordarnos un poco a esta “comedia romántica”, sólo que acá la cosa no es sutil ni hay prostitutas que parecen niñas bien. ¿O las habrá?

Salida de emergencia

Una razón para que la anoten en su lista de pendientes: hay sexo. Y mejor que en 50 sombras de Grey. ¿Desperté su curiosidad?

Esta es una mezcla de historias: cuatro personajes muy distintos que comparten vidas. Cada uno tiene una razón para ser quien es y a cada página yo me preguntaba, ¿de verdad existirán personas así? Después tienes una sensación de que son adolescentes, pero sabes que no es así. De hecho, tan bien lo sabes que has conocido a un par de esos en sus veintes, incluso, en sus treintas.

La abrumadora cotidianidad se lee en los cortos capítulos (¡maldita sea, más fácil de avanzar y de seguir picado!) y es cuando comienzas a reconocer más capítulos de tu propia cotidianidad o de alguna cercana.

Sí, existe gente así.

Cada personaje tiene su propia voz, única pero a la vez, universal. Te sorprende lo que hacen, porque ellos mismo se sorprenden reaccionando.

Hay formas distintas de escapar: de la vida autoimpuesta, de la dictada por alguien más, de los futuros seguros y tranquilos, y de lo que piensas que debería de ser.

Las salidas de emergencia nos dan posibilidad de huir a toda prisa pero también de elegir hacerlo con toda calma. Son una opción que quizá no veamos pero que siempre están. O elegimos ignorarlas.

Compromiso, miedo, soledad, evasión, síndrome del eterno Peter Pan, individualismo, dependencia, egoísmo… Esta generación de chavos perdidos pero que pretenden estar seguros incomoda un poco. Regina, Laura, Gabriel y Rubén pueden ser Pedro, Luis, Marcela o Sofía. Esa generación que tiene toda las posibilidades pero no quieren tomar una… Que quieren todas las posibilidades pero se exigen ninguna. Una carrera tibia que se disfraza de arte, una boda aburrida que se disfraza de amor, una soledad que se disfraza de valemadrismo y una cobardía que se disfraza de rutina.

Maira es una máster escribiendo. Me gustan sus personajes tan “normales”, tan “vecinos de al lado”. Me gusta que cada uno tenga una voz literaria pero también psicológica. Me gusta que Salida de emergencia sea corta y que esté a la venta; que la gente vaya a leerla y que termine el libro pensando: “No, pues sí” o “¿¡En serio?!”

Y que después de unos días de haberlo terminado pienses… ¿y yo?

:::::::::::::::::::::

La pueden adquirir en cualquier librería del país o aquí:

http://www.lacifraeditorial.com.mx/#!product/prd1/4480341491/salida-de-emergencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *