La vida real | Reseñas | Recomendaciones

¡Limpieza del tocador y el cajón del maquillaje!

¡Limpieza del tocador y el cajón del maquillaje!

En la onda Marie Kondo me ha dado la obsesión por ordenar cada rincón de mi casa. Y uno de los que me causa más conflicto (o causaba) era mi tocador… ¡todo el maquillaje que tenía! Bueno, sigo teniendo.

Ya sé que muchas de ustedes son adictas a ciertas cosas; algunas a las bolsas, otras a los zapatos… yo a los labiales. Poco a poco le he bajado, porque no es broma, ¡tenía una caja enorme llena! Lo peor: con muchísimos tonos idénticos (de diferente marca, en mi defensa…).

Y bases de maquillaje, sombras, delineadores… de esos tengo un poco menos, porque no es que hagan brillar mis ojos. Pero aún así, la caja de “el maquillaje para ojos” (todo lo que utilizo en esa zona) ya pesa un poquitín.

Así que decidí que el espíritu de la japonesa tomara mi cuerpo y arrasara con mi tocador.

¿Quieres saber cómo lo logré?

Pasos para lograr orden en el maquillaje

  1. Sé honesta. Antes que cualquier cosa, hay que hacer el primer ejercicio de saber cuál es tu tono de piel y desechar todas esas bases que “están padres pero son muy oscuras/claras” para ti. También las de texturas que ya no te gustan. Seamos honestas, a menos que seas súper consciente, sabrás cuándo caducan las bases, en una de esas tienes unas viejas que aún huelen bien y que lucen bien. Todo eso: para afuera. No puedo decir que me quedé con una, pero las bajé a la mitad.
  2. Opta por la practicidad. Ahora sigue el paso de qué sí utilizas. ¿En serio te pones ese primer/iluminador/corrector? Hay quienes saben que necesitamos mil colores de corrector para equis o ye necesidad, pero… nunca los usamos. (Me incluyo). Así que se queda el que va con tu tono de piel y el de la textura que te gusta. Esto también incluye las brochas, ¡ajá! ¿Cuáles realmente utilizas? Por ejemplo, yo tengo como cinco que son mis básicas, más las de ojos (esas sí me gustan tener varias). También mantenlas limpias, tengo un guante limpiador que compré en Sigma online que es una maravilla (les dejo video al final).
  3. Repetición, ¡fuera! Ni modo. Este es doloroso. ¿Cuántas paletas de sombras tonos tierra tienes? ¿Delineadores líquidos negros? Quédate con un lápiz y uno líquido, ¡y ya! De las sombras, con la que mejor pinte, la que dure más. Sé honesta, ¡ya sabes cuál es!
  4. Recicla. Esto significa regalarlos a gente de confianza. Por ejemplo, a tus amigas, compañeras de trabajo, etc. Habrá alguien a quien le sirvan.
  5. Acomoda. Para saber qué tienes, lo mejor es poder verlo. Yo lo divido en categorías y tengo un par de cajas transparentes. De hecho, un organizador que compré en la Tienda de regalos Xoppal me ayuda para ver de un vistazo qué tengo. Los labiales los puse por tono: morados, rosados, rojos, nude.
  6. Repite al menos cada año. Duele. Es duro, ¡pero sí puedes! Jajaja. Para no tener un relajo en nuestra casa, es necesario hacer el “spring cleaning de maquillaje” de vez en cuando. Si puedes dos veces al año, serás una máster, pero si no… con una vez lo estarás haciendo muy bien.

Cuéntame, ¿tú qué haces al respecto?

Les dejo el video del instrumento de limpieza, ja.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *