La vida real | Reseñas | Recomendaciones

No es el tiempo, es la persona

No es el tiempo, es la persona

Por Libertad y sus 19 universos

El amor no siempre es suficiente, hay muchos factores dentro de una relación exitosa y ser feliz. Quiero aclarar que no hay reglas o un instructivo para la relación perfecta. Y que este artículo está basado solamente en la experiencia y conocimiento que mis 20 años me han dado.

Recordatorio importante: Tu felicidad depende solamente,  únicamente de ti.

Hay veces que estás en una relación con alguien que te quiere y te hace “bien”, pero nunca te sientes llena, totalmente feliz. Pero te convences que es cuestión de tiempo, que poco a poco los sentimientos se harán más fuertes y te permites estar en un lugar que sabes que no es el tuyo por miedo de que sí lo sea y te des cuenta cuando te vayas.

Por miedo a estar sola, y cariño lo entiendo, hasta la mujer más fuerte y segura de sí misma tiene miedos.

Te quedas por miedo, porque es un lugar seguro y al final no es que no lo quieras, lo quieres, tal vez no sepas por qué, pero lo haces. Pero al final solo lo quieres y por más que el tiempo pase los sentimientos no se intensifican y tu felicidad no crece solo estas ahí. ¿Por qué estás ahí?

Pero luego llega una persona, totalmente diferente, sin buscarlo o esperarlo te cambia y te das cuenta que no es el tiempo, es la persona. Desde el primer momento te sientes diferente y tu confianza crece. Sabes que tienes que tomar una decisión, arriesgarte a que todo salga mal o quedarte y que nada sea mejor.

Y te arriesgas, y decides que vas a cambiar tu vida porque al final sabes que puedes superar que las cosas salgan mal. Y estate segura: puedes superar los errores y las caídas, pero primero tienes que darte la oportunidad de hacer las cosas diferente.

La gente te ve distinta y te sientes distinta, porque lo estás haciendo por ti, decidiste arriesgarte porque te lo mereces y estás bien con el miedo de que esto salga mal. Porque sabes que mereces estar en un lugar donde te quieren como te gusta que te quieren y quieren todo lo que eres, que te quieren tanto como tú te quieres, y que el amor que das no es forzado, sale tan natural como respirar. Te arriesgas y terminas siendo muy feliz.


Pero sí las cosas salen mal, y aunque al principio duelen, sigues sintiéndote mejor, sigues sintiéndote feliz y querida, porque no es el tiempo, es la persona.

Y esa persona eres tú.

En el momento en el que decidiste arriesgarte no estabas escogiendo entre ellos dos, estabas escogiéndote a ti. Escogiste ser libre y quererte como te mereces, porque escogemos el amor que creemos merecer.

Escoge arriesgarte, porque lo haces por ti, porque te ayuda a crecer, porque si no te sientes cómoda lo más seguro es que no sea tu lugar. Sal y encuéntralo. No solo aplica para una relación amorosa, también para los estudios, tu vida laboral, hasta para el lugar donde vives. Arriésgate y descubre qué más tiene la vida para ti.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *