La vida real | Reseñas | Recomendaciones

Piel sin machas (después del verano)

Piel sin machas (después del verano)

 

Después de la exposición al sol una quiere lo mismo: un súper bronceado y una piel sin manchas.
Por eso, los expertos de Silvia Galván Studio nos dan estas súper recomendaciones para cuidar la piel:

Es probable que después del sol y la playa hayan aparecido manchas en tu rostro que antes del bronceado no estaban. ¿Sabes por qué? porque la exposición intensa a la luz solar acelera la producción de melanina, sustancia responsable de la pigmentación de la piel.

Huellas temporales y otras que se pueden quedar: Es posible que las manchas en tu rostro sean temporales y desaparezcan conforme se elimina la piel muerta. Pero también puede ser que la acción solar haya acelerado algunos procesos a los que tu piel ya estaba predispuesta.

Nunca había tenido tantas pecas. Las pecas son manchas que se configuran como puntos reducidos de color marrón, se concentran en las áreas de alta exposición solar y están asociadas a condiciones genéticas. Las pecas tienden a desparecer como ocurre con el bronceado, salvo en los casos de personas pelirrojas o de piel muy clara.

Considera tu edad y tus condiciones hormonales. Las manchas que aparecen por la edad son regiones pigmentadas con formas y tonos irregulares, que se pueden extenderse a diferentes espacios del rostro. En este caso, por ejemplo, está el melasma, conocido también como paño. Es uno de los padecimientos más comunes relacionados con las hormonas, por eso también suele presentarse durante el embarazo. En cualquier condición, es posible que las manchas se desvanezcan, pero también llegan a acentuarse si no se toman los cuidados necesarios frente a fuentes de radiación solar.

cuidar-la-piel-sin-manchas

Los cuidados

  1. Después de un intenso bronceado puedes optar por una limpieza facial profunda que sea suave con la piel. Evita el uso de agentes abrasivos o ácidos, aunque sean de origen natural; tu piel está más sensible que antes y puedes profundizar sus lesiones.
  2. Continúa aplicando cremas hidratantes a tu rostro, de preferencia con algún factor de protección solar y busca que sean productos de rápida absorción en la piel. Recuerda la recomendación de Silvia Galván: “hidratar la piel no significa engrasarla”.
  3. Evita el uso de cremas y terapias blanqueadoras de la dermis que no hayan sido indicadas por un dermatólogo o especialista en la piel. Muchas de sus fórmulas consisten en agentes químicos o son fuentes de calor extremas que requieren ser dosificados y supervisados por especialistas. Hacerlo sin la asesoría adecuada equivale a los mismos riesgos de la automedicación.
  4. El maquillaje es una manera de superar las huellas implacables de la piel. Apóyate con bases de maquillaje hidratantes y que contengan filtros solares. Usa tonos que ayuden a matizar las manchas en equilibrio con el color de tu tez. No exageres en las zonas afectadas, simplemente asegúrate de extender la base de manera uniforme para igualar toda su textura.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *