El poder sanador de unos zapatos

poder sanador de las compras

Llegaron las ofertas y la ansiedad con ellas: ¿para qué me alcanza mi quincena? Es que, verán, nadie sabe realmente cuán grande es el poder sanador de una buena compra.

Terapia de compra

Aunque no lo creas, existe el término “Retail Therapy” y ¡me encanta! En Estados Unidos existen diversos estudios que demuestran que el comprar es una gran terapia. Ja, como si necesitáramos estudios.

Pero bueno, para que de verdad crean en la seriedad del asunto, escribo resultados:

Un estudio realizado por Selin Atalay y Margaret Meloy demuestra que 62% de los compradores han adquirido algún producto para animarse y el 28% como forma de celebración.

llegaron las ofertas

La psicóloga Kit Yarrow afirma en Psychology Today que, si bien ella no está de acuerdo con el término de “terapia”, reconoce los efectos positivos que tiene el comprar:

  • Ayuda en las transiciones. Sí, cuando te divorcias, inicias una nueva etapa, terminas una relación (comprar desde la cama hasta el guardarropa) o, incluso, prepararte para lo que viene.
  • Reduce la ansiedad. Si estamos a la expectativa de algo, puede ayudarnos a encontrar paz. Aunque sea momentánea.
  • Aumenta la autoestima. Si te ves linda, te sientes linda. Punto.
  • Estimula la creatividad. ¿Has redecorado tu hogar? Ufff, se siente de maravilla. No importa si eliges Zara Home, El Palacio o los laberintos de atrás de Catedral en Ciudad de México, por un rato te sientes el mejor diseñador de interiores del mundo. Si decides comprar online, también te sientes muy creativa, pues al explorar lo que se ofrece en Fancy, por ejemplo, las ideas llegan y llegan y llegan.. ¡aunque no adquieras nada!

¿Por qué zapatos?

Seamos honestas, no siempre se nos ve bien la ropa, así que el ejercicio de ir de compras, lejos de ayudarnos puede bajonearnos. Pero eso no sucede con los zapatos.

Las mujeres AMAMOS los zapatos, son… ¡tan hermosos! No importa el estilo que tengamos, siempre encontramos una opción que se adapta al estado de ánimo, ¡y pueden hacernos lucir más altas (a.k.a. delgadas)!

Eso sí, no te obsesiones por algo que no vas a usar, piensa en tu estilo de vida REAL y ¡ve por ello!

Compradora compulsiva

No olvides mis reglas básicas para ir de compras y sí: monitoréate. Si te excedes quizá tengas un problema que ningún par de zapatos pueda resuelver. Ten cuidado de no gastar más de lo que tienes en tu presupuesto (¡ve mis reglas!) y si empiezas a mentir cual Lilly de How I Met Your Mother,¡aguas! Una cosa es que te sanen los zapatos y otra cosa es que te enfermen. Porque, ¿qué creen? También existe la clasificación como enfermedad: Onomania o Compulsive Shopping Dsorder.

¡Buenas compras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *