La vida real, con estilo.

¿Por qué es tan complicado el amor?

¿Por qué es tan complicado el amor?

Por Lore Reyes

Te quieren, no quieres…No te quieren, lo quieres.

Humanos, ¿por qué nos complicamos la vida? Todo es tan simple: me gustas, te quiero para mí, me quieres, hagamos algo para la eternidad. Pero no. Andamos por la vida carcomiéndonos el alma y el cerebro en una guerra de orgullo que quema, que mata, que duele.

Esta vez decidí no escribir acerca de mamás, porque creo que el tema del amor, es tan vasto, tan complejo y finalmente es donde todos queremos estar, de diferentes formas, porque el amor, es la base de todo.

Una persona que quiero mucho, me hizo pensar en este post, y se lo dedico con todo el cariño que le tengo.

Me declaro una fanática del amor. Desde que era muy joven mi papá me decía que tenía corazón de condominio. Me enamoraba con una facilidad asombrosa y con una intensidad bárbara. Obviamente esas mismas características tenían los madrazos que venían acompañados del truene o la desilusión. De la misma forma que me enamoraba, sufría. Lloré mares por mis exnovios y los que no fueron mis novios, que nunca me hicieron caso pero que sí me rompieron el corazón (o el ego). Y crecí pensando que así era el amor. Una dualidad de emociones. Si amaba, en algún momento tendría que pagar cuota de lágrimas por ello.

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 10.51.01Aún así, siempre tuve la esperanza de encontrar el amor genuino. No porque no haya querido de verdad a aquellos que hoy son parte de mi historia (y que hoy tengo la fortuna de ser amiga de muchos), sino porque después de mucho andar, mucho llorar, mucho entenderme, mucho tratarme y encontrarme, supe que el amor no es eso que nos venden en las novelas, en las películas rosas o en los cuentos de princesas, donde tienes que sufrir mucho, enfrentarte a las hermastras malvadas o quitarle el novio a la mala de la novela y ser la heroína.

¡No! El amor, no es sufrir, no es una lucha de poder, no es necesitar o depender. Si buscamos la definición de amor en internet, todas hacen referencia a un sentimiento de atracción emocional y sexual hacia una persona, a la que le deseas lo mejor y con la que quieres compartir una vida o interés en común.

Entonces, ¿en qué momento se metieron en esa definición el orgullo, la imposibilidad para hablarse de frente, el miedo o el dinero? Si encuentran una definición que tenga incluida estas palabras, me llaman y les debo una comida.

Cuando uno entiende el sentido y significado del amor, aprende a no querer tanto y a querer mejor. Y como por arte de magia aparecen las personas correctas. Fue así como José Luis apareció en mi vida y cambió todo. Todo. Y no fue físico o pasional o arrebatado. Hoy a 10 años de encontrarnos, es amor, con las cuatro letras y todos los bemoles. Porque tampoco significa que el amor es el “vivieron felices para siempre” y correr por la pradera llena de flores; amor es enfrentarse a diferencias de carácter, compartir, soltar y ceder, vencer miedos, ser empático, entender a la familia del otro, pasar crisis económicas, enfermedades, planear, viajar, hacer el amor, llorar, extrañar, verlo/a cambiar físicamente y un largo etcétera más complicado que pelear con un dragón de cuento de hadas.

Pero para mí, la clave es esta: si amas, díselo, sin miedo, sin conjeturas. No esperes a que pasen los años y la vuelvas a encontrar y ya no puedas hacer nada, porque va feliz de la mano de otro y con un bebé en brazos.

Si ya estás en una relación en donde el amor cambió de forma y hoy simplemente ya no hay tal, no te quedes ahí, porque te estás quitando y le estás quitando, la oportunidad de amar otra vez sólo por no dar un paso, por no hablar, por quererlo “fregar”. Cuando el amor se esfuma debe quedar el respeto, el recuerdo de que esa persona fue pilar de tu vida.

Si llevas mucho tiempo con alguien y das por hecho que sabe que lo amas, cambia eso y dilo a diario, tócalo más, mírala con atención y dile lo linda que se ve, ten presente su olor. El amor se alimenta de los sentidos.

De verdad que no hay tanta complicación. Somos nosotros quienes complicamos las cosas por las cargas emocionales que traemos, y que es muy difícil borrar, por el pasado, por los errores, por el dolor que hemos sentido. Pero todo puede cambiarse. No está grabado en piedra que así tiene que ser.

Lánzate y date la oportunidad del amor que mereces. Vívelo hoy.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *