La vida real | Reseñas | Recomendaciones

¿Qué es ser bonita?

¿Qué es ser bonita?

Qué difícil definir el concepto de “bonita” o de belleza en general. Lo que para unos es hermoso para otros simplemente es… común o incluso, feo.

Últimamente nos cuestionamos la belleza indígena de México con el caso de Yalitza Aparicio y su tipo muy oaxaqueño… en el mundo entero peleaban una foto de ella y en Twitter mexicano había un debate entre si era fea o no.

La culminación fue la portada de la revista Hola en donde todo mundo se debatió entre si por fin la habían producido “adecuadamente” y si le habían quitado su belleza auténtica al estilizarla y blanquear su piel.

                 Portada de Hola México

Su rostro cada vez es más conocido y las portadas y campañas en donde sale más bonita que en otras, más sexy, desafiante, sencilla o retadora, pululan. En todas es Yalitza, en todas es una diferente ella.

 

El debate sigue aún más que nunca… ¿qué es ser bonita?

Cánones de belleza

Dicen que para que se considere bello o bella, un rostro tiene que tener mucha simetría: entre más simétrico eres, más atractivo eres.

Tomemos dos ejemplos de aparente simetría:

Estos dos seres, bellos bellos, podrían parecer perfección total. Y lo dudo un poco, porque estoy segura que hay bastante truco de maquillaje para aparentar mayor simetría. Como si su ADN no fuera ya suficientemente perfecto, bah. 

Pero, ¿cuántas Charlize o Henry hay en el mundo? ¿Esa es toda la belleza que existe? ¿Y las Yalitzas, tienen derecho a ser bellas? ¿Y qué tal las Cris, las Rosy, Lulú o Vero? ¿Alguna de nosotras es bonita?

Yo creo que sí.

Muchas de nosotras somos bonitas. No, no caeré en el “todas” porque este post no va de “lo que vale es….”, hoy vamos por otro camino. Ahora quiero hablar de belleza, de cómo la vemos y de los tipos que hay.

Justo en el más reciente episodio de Bla Bla Blá Podcast (pueden encontrar el reproductor en la columna de la derecha o hasta abajo, en la versión móvil) Esa Martínez comentó que había que hablar más de este tema: de los tipos de belleza, así que ahí voy yo y me pongo a pensar y a teclear.

¿Qué es ser bonita, entonces?

Hay bonitas de pelo rojo, morado, azul, canoso, café o negro. Rubias, chinas, lacias, con pelo cortito o de pelo largo. Con maquillaje o sin él. Con pancita, chaparras, con brazo de tamalera (jejeje) o con brazo huesudo. Hay bonitas que miden 1.70 y las que miden 1.50. Hay bonita tipo Charlize y tipo Yali. Hay bonitas en todos lados y para todos los gustos. Porque sí, no es lo mismo ser bonita aquí que en Dinamarca. Ser bonita es un término súper variado y subjetivo que, temo decirles, no puedo definir.

No tengo la respuesta, pero tengo ojos y mi propio gusto. Y tú puedes tener el tuyo y está bien.

Puedes creer que yo soy linda. O no. Yo puedo creerlo y eso no va a afectar tu percepción. O quizá sí, pero no importa.

Hay tantas bonitas que hay que decirlo: no hay un solo modelo. Hay muchísimos.

Modelos a seguir

He hablado en varios episodios del podcast sobre crear role models o modelos a seguir, para nosotras mismas pero también para las generaciones que vienen detrás de nosotras. No solamente necesitan aprender que una mujer puede ser lo que quiere (girl power!), también puede lucir muy diversamente, tener estilos de vida, estados civiles, edades y preferencias sexuales distintos.

Y las marcas lo están notando cada vez más (ojalá que en serio, y no sólo como discurso de moda).

Justo de tener distintos modelos trata la campaña de Ga.Ma Italy (las herramientas de estilizado). La vi y me encantó, porque oportunamente tiene que ver con el concepto de la belleza y cómo ha ido evolucionado.

“La era de actores y modelos quedó atrás, los consumidores quieren conocer gente real y sentirse identificados. Utilizar gente real no sólo mejora el engagement de la campaña, también rompe con los estándares tradicionales de belleza”, mencionó Mauricio Maya, Director Comercial de GA.MA Italy México.

Y creo que esta es la belleza de las redes sociales, que si bien pueden confundir, también pretenden democratizar. Que todas seamos nuestra propia modelo en el Instagram y dejar un poco los complejo de posar ante la foto. Porque yo también he pasado por ahí. ¡Qué oso! Bórrale la lonja. Se me hace un hoyo de lonja o celulitis. Elimina ese grano. Ya me veo muy arrugada. Cuántas canas. Mi brazo gordo. Pero si ya viste cómo me veo.

Sin spoilear demasiado, también puedo decir que me inspiro en el episodio final de The Big Bang Theory. Incluso las modelos a seguir, con premios Nóbeles, queremos vernos bonitas. La belleza, la inteligencia, lo sexy y lo científico no están peleados ni son excluyentes.

Lo podemos lograr.

Así que hoy invito a que desmitifiquemos la belleza y la democraticemos. Que publiquemos más momentos reales y menos posados y producidos. Y digo menos porque, la verdad, ¡esos también nos gustan y no vamos a dejar de hacerlo!

Ser bonitas producidas y en domingo en la cama, en Noruega y en Guatemala. Con el ojo hinchado o descansado. Porque todas esas somos, con nuestros años que se notan o no tanto. O a veces o dependiendo…

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *