Reglas básicas para ir de compras

Captura de pantalla 2016-11-20 a las 10.19.37

¡Todas amamos ir de compras!, pero a veces olvidamos que la tarjeta de crédito no es un juguetito de plástico con dinero de fantasía o que ya no tenemos un solo rincón para guardar una prenda más, así que antes de volverte loca en las tiendas, toma en cuenta estos consejos.

Captura de pantalla 2016-11-20 a las 10.19.37

Doña compritas profesional (yo) te recomienda: 

  1. Ten un plan: a menos que cuentes con un colchón extra para gastos de “hoy quiero darme el gusto”, ve con el propósito de comprar… lo que vas a comprar.
  2. Mantén tu presupuesto: aunque pueda parecer seductora esa bolsa de 8 mil pesos, si no tu presupuesto es de 500, ¡apégate a él!
  3. Pide ayuda al experto de la tienda: a mucha gente le intimidan los vendedores, ya sea porque no quieren parecer inexpertas o porque sienten que las obligarán a comprar y comprar y comprar. Sé firme si no quieres llevarte nada, pero siempre habrá alguien que se ofrezca honestamente para ser tu “asistente personal”.
  4. Lleva ropa interior que te favorezca: aunque no lo creas, esto cambiará totalmente la percepción de la prenda al probártela. Ah, y por favor: usa zapatos cómodos.
  5. Hazlo antes de la comida: para sentirte menos inflamada, pero asegúrate de tener suficiente energía, es probable que te agotes en la excursión.
  6. Ve sola: así mantendrás tu propio paso. Pero si no te agrada, pídele a una amiga honesta que te acompañe -y que sea lo suficientemente firme para que no despilfarres tu presupuesto en la primera tienda-.
  7. No creas que eres solo una talla: prueba varias. Incluso la misma marca tiene patrones distintos para las prendas. Y tampoco te cases con la talla que tenías a los 15… es probable que yo no quepas ahí.
  8. Busca un role figure con tu tipo de cuerpo y ve qué ropa usa ella.
  9. Piensa en tu guardarropa ya existente: sí, es diviiiiiina, sí está a buen precio… ¿pero con qué combinarás esa fabulosa falda? Piénsalo.
  10. ¡Mira las etiquetas de lavado/cuidado antes de entregar tu tarjeta! Es muy importante, porque si compras un vestido blanco que requiere de tintorería… tendrás que hacer las cuentas de lo que significará el gasto global.
  11. Si no te gusta… ¡se vale regresarlo! En México no tenemos la costumbre de hacerlo, pero no es un pecado. Eso sí, no tires la etiqueta ni el recibo a menos de que estés 100% segura de que te satisface la prenda.
  12. No compres solo porque está en oferta: tengo amigas que compran zapatos dos números más grandes porque están muy baratos. Por supuesto, al llegar a casa se dan cuenta de su error y tratan de venderlos a alguien más… ¿qué necesidad hay?

Disfruta el proceso pero no te aloques… porque después puedes arrepentirte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *