Divertidos rituales de fin de año

agradecimientoy-rituales-de-fin-de-2017

¿Has pensado ya cuáles serán tus rituales de fin de año?  No puedo creer que el 2017 está a nada de terminar, pero lo que sí creo es que vale la pena planear la recta final y para esto les dejaré unas cuantas cosillas que yo hago, ¿list#s?

Shuu, shuuu, fuera

Primero, hago limpieza cada que termino/empiezo un nuevo ciclo, esto incluye el año del calendario y mi año de vida. Este mayo hasta me hice una limpia, ¡no estoy bromeando! Nunca me había hecho una y pensé, total, seguro mal no me hace. Y que hallo trabajo.

La finalidad de los rituales es eso: dedicarte tiempo a algo, ponerle intención, energía y ganitas a algo específico que quieres lograr. Así que mover las energías guardadas en la acumulación es una buena causa. Acumulación de vivencias, recuerdos… dolores. Acumulación de comida y medicinas caduca, ropa que ya no te queda y sí, ya saben: los famosos chones rotoslimpieza-de-energia

 

Limpiar también te da posibilidad de dejar ir experiencias y de ver qué tan aferrada/o eres: ¿por qué no te quieres deshacer de tus cuadernos de la primaria si ya eres abuela? ¿Por qué aseguras que usarás ese vestido talla 2 cuando eres 10 actualmente? (Que, de paso digamos, ya luce fuera de moda y la tela se ve amarillenta). ¿Para qué queremos tantas cosas que ocupan espacio y energía de nuestras vidas? Así que shuu, shuu. Esto incluye contactos inútiles en Facebook. (Sueno dura pero saben que tengo razón.)

¡Amores míos!

Qué mejor forma de terminar el año que reunirte con esos amores a los que casi no ves. Y a los que ves seguido, también se incluyen. Yo sí hago reuniones especiales con amigas a las que sí veo seguido, pero también a otras a las que veo una vez al año. A veces nos damos regalos, a veces, no. El punto es vernos y apapacharnos por un ratito.

rituales-de-fin

Sin duda es uno de mis rituales de fin de año: juntarme con ellos. Es que todo es preparación: pensar si haremos cena o a dónde haremos; realizar el intercambio (sin dejar a nadie afuera, ejem, Fabi, ejem), buscar el regalo ideal o quejarte amargamente porque te pidieron un vale de Zara o el billetón contante y sonante (o no lo hicieron y desearías que lo hubieran hecho). Hasta el estrés del regalo es disfrutable.

Listas y borrar listas

Aquí sí entra el típico propósito pero más allá de comer más saludable lo que yo hago es ponerle un tema al año: “el año de la renovación de la casa”, “el año de volver a tomar cursos sabatinos”, “el año de ir a Europa”, y así, créanlo o no, lo logro.

viajar-sola-consejos

Se vale hacer listas y luego borrarlas para darte cuenta de qué realmente quieres lograr. No lo que te dijeron que “tienes que…” sino lo que “adorarías hacer”.

Los rituales de fin de año clásicos

No puedo decir que no los haga ¡y los ame! Me encanta prender velas con enfoque, sacar maletas, pensar en lo que quiero para el próximo año al tiempo que me atraganto de uvas…

 

giphy-downsized uvas

…ya se los saben. Estos casi juegos son importantes porque son divertidos, je, y porque nos dan un sentido de enfoque hacia donde vamos, de lo que queremos que tenga nuestras vidas (como viajes).

El agradecimiento como finalidad

Una práctica que, honestamente, he abandonado es la de guardar en un botecito los momentos felices que me suceden a lo largo de los meses para a final de año leerlos y así, sentirme aún más agradecida por lo vivido ese periodo.

riuales de fin de año

Pero también he aprendido a agradecer lo malo, ¡lo jodidísimo! Para así poder pasar al punto uno: dejar ir. A esas personas que no aportaron mucho, a las que nomás vinieron a revolcar el mundo, a esos trabajos que se fueron, hasta a los malos entendidos porque, espero, he aprendido y crecido. Gracias a esas experiencias y personas también he crecido.

Por eso me gusta agradecer al terminar un periodo como el anual porque puedo ver todas esas metidas de pata que ya no quiero repetir y reconocerME también todo lo que he chambeado y crecido. Porque siempre hay saldos rojos y saldos negros y hasta verdes (esos que dices “qué chingón”).

¡A darle que es mole de olla!

Si no es arte de magia, es poco probable que en 2018 te saques el Melate (y peor si no lo juegas) o que ese viaje se dé solito (al menos tal cual lo sueñas tú). Así que hay que chambearle pero ya con el enfoque que estos divertidos rituales de fin de año nuevo nos dieron.

¿Cuáles son los tuyos?

Un comentario sobre “Divertidos rituales de fin de año

  1. Excelentes rituales, limpiar, sacar, y agredecer son las mejores cosas para que todo lo bueno entré en nuestra vida.
    Un abrazo
    Mónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *