La vida real | Reseñas | Recomendaciones

¿Tener o no tener un seguro?

¿Tener o no tener un seguro?

Si bien en México no son tan populares como en otros países, les quiero platicar por qué hay que tener un seguro. Sí, “hay que…” Y, bueno, viene el repelón que dirá “el deber ser nada”, pero esto no es de ser sino de prevenir.

Empecemos diciendo que puede ser el Seguro Popular, el Social o alguno privado, de gastos Médicos Mayores. Esto sin excluir los de vida, de auto, de casa, etc. Pero en esta ocasión quiero enfocarme en dos: el médico y el de ahorro.

Mi experiencia

Yo estoy pasando justo por un momento en que mis tres seguros están sacándome de apuros. Empecé a sentirme mal, vi a mi médico y ahora estoy en medio de la vorágine de ideas e información. Entonces llamé alarmada a mi agente y le pregunté cómo funciona todo, aunque me lo explique cada año… Lo estoy viendo también por  Seguro Social para así tomar la mejor decisión para mí. Este lo obtuve por medio de mi empleador.

El tercer seguro, que es un inversión/seguro/ahorro, me da “adelantos” cada dos años y justo acaba de llegarme una buena lana ahora, con lo que podría pagar los gastos, en caso de optar por atenderme con mi Seguro de Gastos Médicos Mayores. Sí, en este tipo de servicios pagas un porcentaje/deducible/cuota, menor al costo total, pero sí pagas. Así que en caso de que yo no tuviera un colchón, este dinero cubriría los coaseguros, deducibles, etc. Me siento tranquila en este aspecto.

¿Y por qué tengo dos seguiros médicos? Decidí contratar un seguro privado cuando me quedé sin seguridad social, por temor a que algo me pasara. Ya saben, si no pago yo… ¿quién? Lo más mágico es que mi padecimiento es de esos que tienen años de espera (no te cubre luego luego) y el 31 de diciembre comenzó mi año tres, con lo que ya estoy cubierta. Tranquilidad total.

Ventajas de tener un seguro

  • Pues sentirte… seguro. Estar protegidos, de alguna forma.
  • Si optas por un seguro de ahorro, te garantiza que a) Estarás ahorrando -muchas personas, como yo, no logramos ahorrar si no empezamos de esta manera, “teniendo” que pagar: b) Recibirás una lana en determinado tiempo: a 20 años, cuando te retires…
  • Evitas endeudar a tu familia. No solo tú, también la familia sale raspada cuando hay una emergencia médica. Y , ¿qué decir si no cuentas con un ahorro para el retiro?
  • Si es público, no pagarás o bien, será muy poco.
  • Tienes asistencia cuando de verdad te sientes perdido.

Tips útiles

  • Infórmate pero ten una constante y buena comunicación con tu asesor. No importa cuántas veces te expliquen, en el momento que lo necesites, no sabrás ni cómo empezar.
  • Ten un colchón. Ya sé, suena utópico para muchos, pero al menos 10 mil pesos para pagar cualquier co-aseguro de emergencia. Las tarjetas de crédito ayudan, pero no olvides los intereses.
  • Pregunta a distintos asesores y empresas antes de decidirte por uno. Siempre sirven las referencias cercanas.
  • Pasa copia de tu póliza y demás papeles a tus amigos/familiares cercanos. Más vale.
  • Entre más te tardes es contratar un ahorro para el retiro, más caro será. ¿Por qué? Porque tendrás menos tiempo para juntar equis cantidad de dinero que quieras para tus años no laborales.
  • Haz un esfuerzo por ahorrar. Por eso mismo yo me “obligué” (como dice arriba) a pagarle a un tercero. Si ahorramos dentro de nuestra propia cuenta quizá una súper oferta de zapatos nos deje sin ese ahorro. Y está bien, hay dinero para todo, pero también debería de haber para el futuro.

Espero mi experiencia les haga pensar y busquen entre sus conocidos alguien que les asesore. No lo dejen para mañana.

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *