La vida real | Reseñas | Recomendaciones

Toronto, ¿qué hay que ver?

Toronto, ¿qué hay que ver?

Así que fui a Canadá con mis novatos ojos de antropóloga, volé a la ciudad de Toronto, no era sin embargo un país el cual quisiera conocer tórridamente, mas tenía un par de motivaciones que otros destinos no: las Cataratas del Niagara y a mi medio hermano. Las primeras representaban para mi madre una meta como viajera, el segundo simbolizaba para mí el sentir, de alguna manera, a mi padre vivo y más cerca.

Por Laura Sainz

@lauraesainz

Reservé mi respectivo Airbnb cerca del centro de la ciudad -el cual, por cierto, me enteré es una de las locaciones de The Handmaid’s Tale- y preparé todo con tiempo, cuál debe ser. No obstante, hay algo que no había pensado hasta una noche antes de partir, ¿qué expectativas me causaba Canadá? Para ser sincera deseaba ver algo distante del gabacho y quién sabe exactamente qué, sólo un ambiente distinto, y sí lo vi.

Un descubrimiento

Toronto es una ciudad al pie del Lago Ontario, con muchos rascacielos que tienen su gemelo, aunque es más conocido por la icónica CN Tower. Cuenta con un trazo de calles y un sistema de transporte bastante eficientes, no hace falta ser sumamente orientado para llegar a donde se pretende. Si caminas del centro hacia el Este comenzarás a ver cómo cambia el panorama, encontrarás el barrio Chino, la Little Italy y casas viejas, muchas y muy pequeñas, unas bastante feítas sinceramente.

donde hospedarse en toronto

A decir de los locales, sólo existen dos estaciones del año: el invierno con duración de ocho meses y la primavera/verano/otoño, de cuatro. “No Lau, aquí nadie es feliz, ¿quién va a ser feliz con ocho meses de invierno al año? ¡Es horrible!”, eso me dijo mi buen amigo Adrian quien es ya un residente, y pensé, tiene mucha razón, no me imagino vivir en constante frío-viento-lluvia-nieve-helada-más-frío, sin embargo es adaptarse o morir.

Gente responsable

Un punto bueno de esta ciudad es que separan los desechos, todos y en todos lados. También cobran las bolsas de plástico que consumes, son pocos establecimientos los que no lo hacen.

En cuanto a las opciones veganas, uff qué les digo, esperaba que fuera un segundo paraíso, nada más lejos de eso. La comida es muy variada porque hay muchísima migración de todas partes del mundo, los estantes están llenos de opciones para musulmanes, chinos, coreanos, portugueses, italianos, latinos, africanos y la lista sigue y sigue, así como las especialidades de los restaurantes, sin embargo si eres vegano, a-a, vete mentalizado para cocinar, porque además de ser carísimo el alimento, TOOODO, las alternativas son pocas.

Otro rasgo de la diversidad migratoria la notarán en los múltiples murales, para mí fueron algo particularmente atractivo y revelador, pues si no fuera por ellos la ciudad se vería muy sombría y gris, sin embargo el arte urbano le da vida a los callejones, muros de aquí y de allá, al tiempo que narran un acontecimiento destacado para la cultura de que se trate.

El Oxxo canadiense es el Tim Hortons, no porque te saque de algún apuro misceláneo, sino porque hay uno en cada esquina y son las tiendas de café que rifan, ¿quién dijo Starbucks? Ja, hay pocos. Aunque el café es bueno en el Tim, lamento decirles que no tiene opciones de “leche”, solo hay láctea. Fin.

Otra cosilla que debo contarles es que en Toronto manejan de la fregada, si los mexicanos somos fieras, ellos dicen, ¡ya llegué! Y por ésta que se hacen presentes, así que miren siempre antes de atravesar la calle y no se confíen de que el semáforo de peatones les dé el siga.

Mi percepción en cuanto a la opinión de la gente sobre su Primer Ministro fue diversa, las personas de verdad tienen poquísima tolerancia hacia la corrupción e inmunidad ante la guapura, parece que a Trudeau le pasa como a Obama, tiene más fans fuera de su país que dentro. A saber.

Y sólo como dato curioso, el cual a mí me pareció encantador, es que lo bilingüe, inglés-francés está presente siempre.

Las cataratas

Ahora bien, si desean ir a las Cataratas de Niágara desde Toronto hay que tomar un tren Go en Union Station, -el Subway y los Streetcars llegan ahí-, chequen los horarios con anticipación, váyanse temprano porque hay que transbordar a un autobús para llegar a la pequeña ciudad que alberga el parque y llegando ahí compren un impermeable. El viaje es corto, barato y vale muchísimo la pena, aquella vista inmensa de agua cayendo es tan abrumadoramente hermosa e imponente que mi madre las describe como un “exquisito y majestuoso arte natural”.

Seguro en Niágara encontrarán un Tim Hortons, que es el Oxxo canadiense y no porque te saque de algún apuro misceláneo, sino porque hay uno en cada esquina y son las tiendas de café que rifan, ¿quién dijo Starbucks? Jah, hay pocas. Aunque el café es bueno en el Tim, lamento decirles que no tiene opciones de leche, solo hay láctea. Fin.

Bueno, ya les conté lo más relevante para mis ojos etnográficos, pero no los quiero dejar sin estas recomendaciones.

12 consejos para visitar Toronto

  1. Si te anda del baño, busca los Washrooms, así se llaman allá.
  2. Cuando pidas tu café, si lo quieres negro, ocupas especificar “black coffee”, si dices “regular coffee” te lo dan con crema y azúcar. A saber.
  3. Ahórrate el dar los buenos días a cada individuo que encuentres por la calle, ellos no tienen esa usanza, pocos contestan.
  4. Encuentra un centro comercial que se llama No Frills, y aférrate a él, es lo más bara bara.
  5. Si vas con alguien de la tercera edad y te subes a un Streetcar o un Shuttle lleno, no esperes que alguien le ceda el asiento, te cansas más de eso que de ir parado.
  6. A veces es irresistible acariciar los perros ajenos, lo sé, pero resiste el impulso, es sobrepasar límites.
  7. Acuérdate, manejan como desquiciados.
  8. El Subway no es apto para los de la tercera edad, usa otro medio.
  9. Llévate un paraguas, una chamarra, agua y bloqueador solar cuando salgas, nunca se sabe con ese clima.
  10. Si es de noche y tienes ganas de una cerveza, hay dos opciones: un bar o aguantarte el antojo. No venden alcohol en las tiendas de la esquina, es más, ni en Walmart, así que prevé ese tema.
  11. La mariguana es legal, ese conocimiento quizás te dé un poco de felicidad, sólo asegúrate de fumarla en lugares legales.
  12. Y por último, Canadá es caro, tenlo en mente.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *