La vida real | Reseñas | Recomendaciones

Toxina botulínica: qué tienes que saber

Toxina botulínica: qué tienes que saber

¿Y qué es es eso de la toxina botulínica? Bueno, si has escuchado del Bótox ya lo sabes. Es esa toxina que te inyectan en la cara para verte muy joven.

¿O será que no?

¿Qué has escuchado? ¿Te da miedo quedar como ciertos estilistas de actrices de televisión o como famosas que parecen que las asustaron y se quedaron paralizadas con las cejas laventadas?

Todos hemos escuchado mil cosas, así yo. Mi aventura comenzó cuando mi amiga Angie me dijo: “quiero ponerme Bótox”. Por supuesto le dije: “¡Nooo!, estás loca”, mientras recordaba escenas de series de  donde los protagonistas lucían fatales.

Pero entonces comencé a investigar y así, fui derrumbando mitos y entonces llegó una invitación a mi vida: “Cris, queremos que pruebes Xeomeen, la toxina botulínica Tipo A que está a la vanguardia de todo”.

¡Gulp!

¿¡Qué decir?!

¿Qué es la Toxina botulínica?

¿Qué dice la marca?

Tomando lo que nos explica en el video de abajo el Médico Cirujano Ángel Carranza, hay tres marcas en México y sí, Bótox es la más conocida. “Lo que hace es diminuir la intensidad del movimiento de tus músculos faciales”.

“Xeomeen es la toxina botulínica hecha en Alemania que no contiene complejo proteínico, lo cual la convierte en la más pura en México. El tratamiento con Xeomeen no afectará la habilidad de sus pacientes de gesticular, fruncir o sonreír, simplemente disminuirá notablmente la apariencia de las arrugas, todo esto sin efecto congelado.”

¿En dónde se aplica? En la frente, entrecejo, zona de pata de gallo, en la parte alta de la nariz y a veces hasta en la barbilla.

¿Cuánto dura? Hasta 6 meses con rápido inicio de acción y un alto perfil de seguridad y tolerabilidad.

¿Qué digo yo?

Tal cual lo dice el doctor, el rostro se percibe más relajado y… ¡sin líneas de expresión!

Yo juraba que tenía ya muchas arrugas y me doy cuenta que en realidad la única realmente marcada es la que tengo junto a la boca. Las demás son líneas de expresión. Como soy muy expresiva, pues se me marcan cada día más, así que ahora lo tomo como una etapa de descanso, por tanto, de no marcar para que se queden ya ahí para siempre.

Antes y después

 

El día de la aplicación: estas son mis líneas de expresión.

 

A los 10 días de la aplicación… ¿ooon tan arrugas?

Mi experiencia

Es raro al principio, la primera aplicación. ¿Qué se siente? En realidad no mucho. Recomiendan que, si tu umbral de dolor es muy bajo, te apliques hielo o algún adormecedor. Yo diría que no es necesario. Si te has puesto acupuntura, es así. La aguja es muy delgadita, aunque dependerá del tratamiento que te hagas, habrá más o menos piquetes.

Ese día no sentí nada. Todo bien. La verdad es que, a pesar de lo que me dijo el médico, no me acosté en un buen rato. Más valía, je.

Al día siguiente sí sentí un poco adolorida la cara. No sé si “adolorida” sea la palabra, pero como cansada o algo así. Pero se pasó sin problema. Y vino, entonces, el efecto “diurex”, como le llamo. Yo sentía como que tenía una cinta jalándome y estirándome. Pero también pasa y no sé si sea que me acostumbré, pero pronto dejé de notarlo. Entre los tres y cinco días comencé a ver efectos y a asustarme, jajaja. Como que veía que no me movía igual. Me la pasaba horas frente al espejo revisando cada reacción y movimiento. No lo hagan, amiguitos.

Hay que ir a un retoque a los 10 o 12 días, para ver cómo reaccionó tu rostro, si de un lado quedó más que del otro. Retoque pues. A mí me quedó súper bien por lo que el día del retoque sólo me vio y corroboró que todo estaba en orden.

¿Cómo me siento?

Me siento bien, en especial después de los primeros días. Es que es raro verte, es raro ver cómo va haciendo efecto y cómo va cambiando sutilmente tu expresión. Es impresionante que sean las 12 de la noche, de un día agotador y que antes a esa hora las líneas de al rededor de los ojos ya eran realmente notorias y ahora nada. NA-DA.

Por eso digo que no eran arrugas sino unas líneas de expresión marcadas en el día a día.

El pómulo sí se me ve un poco más levantado porque –según mi explicación– al momento de no subir hasta los ojos el movimiento muscular, se queda ahí atorado. Mi sonrisa cambió un poco y pues algunas personas sí me han notado rara, pues yo soy MUY expresiva.

No rara mal sino rara diferente. El resultado no es forzado, no me veo acartonada ni como maniquí.

Yo puedo verme horas y horas en reflejos en el vidrio, en el espejo del elevador, en el baño y maravillarme de sentirme la piel de 15 años.

¿Me lo volvería a hacer? Probablemente. En especial en la frente, que no afecta en nada la sonrisa (al menos eso creo). Quizá me pondría un pelín menos para que la sonrisa suba un poco más a los ojos, aunque no estoy segura si eso sea posible, ja.

Mis amigas temen que me vuelva adicta. Yo espero que no.

Tienes que saber:

  • No tensa la piel, sólo se siente así. La piel arriba de los músculos está totalmente descansada y se ve relajada.
  • La tez tiende a verse más radiante.
  • Se va degradando conforme pasa el tiempo y se reactivan los músculos faciales.
  • Hay contraindicaciones sólo en enfermedades muy raras, en términos generalmente no las hay.
  • No es un producto puramente cosmético, también se utiliza de muchas maneras terapéuticas.
  • Va directamente en el músculo, es decir, o  es cutáneo ni subcutánea.
  • No es relleno, estos no tienen que ver con el músculo, van debajo de la piel.
  • Cuando los resultados son cuidados y estéticos, la gente te nota algo distinto pero no sabe qué te realizaste.
  • Es muy raro que la toxina “se escurra” o si te acuestas “se corra”, a menos que haya una mala aplicación (por eso hay que ir con profesionistas certificados). Se recomienda que las primeras tres horas no te acuestes, pero la toxina no migra con la gravedad, entonces es muy relativo.
  • Cada tratamiento es individual.
  • Leí que Xeomeen no genera anticuerpos, #Win.
  • Si no tienes líneas de expresión, no lo uses preventivo, no vale la pena.
  • Los candidatos son quien tiene líneas de expresión y quiere quitárselas.
  • Si tienes gran flacidez de piel, tendrá resultados limitados.
  • Para arrugas muy profundas, probablemente hay que poner rellenos, además de poner Xeomeen.
  • No se recomienda junto a la boca porque la sonrisa requiere de muchos músculos y puede quedar una sonrisa rara y verse asimétrica.

 

¿Dónde me lo hice?

En Cicer, un centro de cirugía plástica, estética y reconstructiva de la Colonia del Valle, en la Ciudad de México. Totalmente confiable.

El proceso 

Para que vean que no les miento en naaada, tengo la aplicación, ¡en vivo! Aquí también se responden muchísimas dudas. Verán que dura exactamente unos minutos y que fue muy sencillo todo.


Después de unos días la sensación había cambiado.

Costo

Esto que me hicieron a mí, en mayo de 2018 costaba $5,500. Hay promoción si dicen que lo vieron en este blog, de una reducción de mil pesos: $4,500.

¿Te lo has hecho tú? ¿Te animarías?

 



1 thought on “Toxina botulínica: qué tienes que saber”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *