Treintona, soltera y fantástica… la película (¡tómela!)

Captura de pantalla 2016-10-18 a las 16.53.04

Lo que no me quedó claro fue si eres Treitona y casada… ¿estarías fregadona? El punto que sí entendí es que en Guadalajara los bienes raíces son el paraíso (no como en CDMX), porque no me imagino a ningún reportero/escritor viviendo en una casa tan nice como la de la protagonista de la película.

Pero lo que me quedó más claro es que esta película tenía que suceder en Guadalajara. Ah, porque ser Generación X, nacida y/o crecida en provincia, es otro boleto.

El libro

Cuando vi la portada del libro pseudónimo (Manual de supervivencia), no pude más que suspirar y descartar su lectura de inmediato. Tiempo después, una amiga (cinco años menor que yo, hay que decir), me lo recomendó. Me mandó también el índice y me dijo “suena a broma pero sí está bueno.”

treintona libro image_1165_1_68270

Le eché un ojo y –quizá en mi infinita arrogancia- pensé: uta, esto lo he vivido desde el día uno que cumplí 30. Ya. Ya. Ya. Ah, caray, ¡yo debería de estar escribiendo estos libros!

No, no lo leí. Pero no suena tan mal como me lo imaginé. De hecho, hasta divertido parecía.

La película

Antes de seguir tengo que advertirles que hay spoilers por todos lados. Así que si no les importa, sigan leyendo. De no ser así, mejor ni le sigan.

Captura de pantalla 2016-10-18 a las 16.42.24

La película, al parecer, está basada en el libro de Juana Inés Dehesa. Y no sé más. No conozco la obra del Director, así que no puedo comparar su trabajo. Pero esta película va muy bien en taquilla y, la verdad, se lo merece.

Sinopsis:

“Tras rechazar la propuesta matrimonial de su insípido novio, Inés, una escritora, aprovecha su nueva soltería para redefinirse a sí misma como una mujer independiente, moderna y autosuficiente. Aunque el rápido éxito de su columna “#BuscandoaInés” en el periódico recompensa pronto a la nueva Inés, su resolución se ve desafiada por una familia que la considera “quedada”, amigas aseñoradas que no tienen ya cabida para las señoritas, y sobre todo, el tic-tac de su propio reloj biológico, este es el panorama ante el que Inés tiene que aprender a hacer la cosa más difícil: escucharse a sí misma y decidir lo que quiere de su vida.”

¿Méritos?

Antes de que algunos haters salten y me mienten la madre (que cada quien tiene derecho a gustar o no de las cosas), tengo una pregunta. ¿Cuál es la diferencia entre Ana y Elsa y Bárbara Mori? ¿La mexicanidad? Lo pongo en la mesa porque recuerdo que todo mundo aplaudió a Frozen (no recordaron Brave) porque, decían, era “la primera vez que la protagonista no necesitaba a un héroe para salvarse a sí misma” (lo tengo clarísimo, no vieron Brave). Aplaudían el mensaje; ese de la valentía y de que no hay que confundir el amor con la ilusión de la imagen de revista (recuerden ese regaño de Elsa a su hermana: “no jodas, qué enamorada ni qué mis polainas”).

Asimismo en Treintona, soltera y fantástica, lo que me gusta es el mensaje. Y La Mori está rebien (porque se la creemos, tiene 38 y está guapísima). Con todo y perro para que no esté tan sola (tenía que mencionarlo… porque sí son gran compañía).

El mensaje es claro: ser solterona no es lo peor que podría pasarte en la vida. Ah, porque cómo te lo hacen creer.

treintona barbara-mori

Recuerdo que hace muy poco (un año, ish), un chavo de mi generación (un “provinciano muy chilango”) me preguntó: “¿Y por qué no te casaste?” Yo, desde el Más allá y utilizando una tabla Ouja, le contesté: “Bueno… ¿te has fijado cómo me expreso de Cinna –mi perra–? Sabes que a pesar de que es latosa, de todo lo difícil que fue al principio y de lo que ha cambiado mi vida, creo que no existe una perrita más hermosa, increíble, dulce y genial que ella. A pesar de tooodos sus defectos, no la cambiaría por ninguna otra. Pues no he encontrado a un hombre con el que me suceda eso.”

Él, recién divorciado, abrió los ojos como plato y no me dijo nada más. Saco esto al tema porque, lo crean o no, en pleno siglo XXI en una de las capitales más cosmopolitas del mundo (voy voy voy), me siguen haciendo estas preguntas. Y yo (hasta hace poco), me seguía cuestionando a mí misma. Aunque lo tuviera clarísimo.

Esta película toca de manera ligerita y cómica, anécdotas reales. Súper reales. Que si ya no tienes con quién salir ni al cine porque todos se han emparejado (comprobadísimo), que si “hay que darle oportunidad al amor… en Tinder”, que si el reloj biológico, que si nunca has vivido con tu galán, que si tus amigas casadas reprueban (o al menos, no entienden) tu forma de vida. Real. ¿Y qué decir de la relación con la mamá? La forma en que cambia el cuerpo, las expectativas y el tratar de ser “súper cool” con el nuevo galán (porque una es soltera liberada).

Todo real.

Escena tras escena yo esperaba el cliché, ya saben: claro, y ahora se da cuenta que su verdadero amor es su mejor amigo. Claro, ahora que el galán extranjero ha recapacitado ella corre a sus brazos y le dice “finalmente, valió la pena mi paciencia”. Y no. No llegan los clichés. Al menos no esos.

El mensaje queda un poco en el aire y no. Es decir: ve y haz lo que siempre has querido, lo demás, nadie lo sabe (lo que dirían muchos, es el cliché de la cinta).

Pero, pues, discúlpenme ustedes, es que así es la vida. Una va planeando, cuestionándose, tratando de llenar ciertas cajas en los formularios y de un momento a otro, las cosas suceden. ¡O NO!

Ajá, es cliché: ocúpate de ser feliz y ya. Súper cliché, pero la verdad es que a veces ni nos cuestionamos qué demonios queremos nosotras.

A los treinta, las de la Generación X (la inmensísima mayoría, al menos), sí nos veíamos casadas. Muchas con hijos. Y después de los 37, la mayoría sí ha pasado por la etapa de: “a la chingada, si no quiere a mi hijo, lo tengo yo sola”. “Ah, no voy a esperar a que llegue el marido, empiezo a buscar donadores”, “¡¡No quiero ser encontrada por una manada de perros labradores ya que mi cuerpo esté descompuesto!!”

Todo eso nos ha sucedido. Por eso, me gustó Treintona, soltera y fantástica, porque abre la posibilidad a nuevos mensajes para las que aún se cuestionan estas cosas. Verán que ser solterona no está tan mal. Después de todo.

3 comentarios sobre “Treintona, soltera y fantástica… la película (¡tómela!)

  1. Me encantó tu opinión mi querida Cris!! Yo no he visto la peli ni he leído el libro, pero gracias a ti ahora haré ambas cosas jejeje!! No soy soyltera pero si estoy en el tercer piso y venimos al mundo a ser felices y una relación legal o niños no implican eso forzosamente. Te mando un beso!

    Marly

  2. me gusto mucho tu opinion, pero tengo una preguntanta que no va al caso de la seña la pregunta es ¿como se llama la raza del perrito de la foto? si sabes por favor responde rapido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *