fbpx

La vida real | Reseñas | Recomendaciones

6 series coreanas en Netflix que no puedes perderte

6 series coreanas en Netflix que no puedes perderte

Lo confieso: me he vuelto adicta a las series coreanas. Todo por culpa de mi amiga Jane.

Yo había visto Drama World, una serie gringa muy simpática que estaba en Netflix en donde la protagonista está obsesionada con los doramas (como se les llama a estos dramas coreanos) y como por arte de magia va a vivir a uno de ellos. Me pareció mucho chistoso pero exagerado, ¡¿quién se va a enganchar así de algo ficticio?!

Pues yo.

Mi cuarentona yo.

¡Me las pagarás, Jane!

En fin, como seguramente tú también pasas horas y horas en el “zapping” en Netflix sin saber qué demonios ver, aquí te dejo mi top de doramas que están al alcance del control remoto y que te harán feliz.

Pero, ¿por qué me gustan tanto? Bueno, nunca había visto a los coreanos como atractivos hasta que conocí a alguno que otro por acá, además, son series roooooosas, románticas, con personajes masculinos buenos y lindos, con heroínas de carne y hueso, casi todas con buena moda y… ¡con mucha comida! Diablos, ¡la comida! En todas las series cocinan y comen muchísimo, ¡y todo se ve exquisito! Ja.

Vemos una Corea moderna pero también muy muy tradicionalista: muchísimas citas a ciegas, las madres obsesionadas con casar a las hijas, los hombres que son los que eligen (¿ya mencioné una sociedad machista?), la caducidad de las mujeres después de equis edad, los pobres y los ricos bien separaditos y… ¡la frialdad!, vaya, que no hay pasión. ¡Casi no hay besos!, y ni hablamos de otra cosa.

Son series “cortas”, porque tienen de 14 a 16 episodios, peeeeero, los episodios son películas completas, duran entre una hora y hora y media, así que si te echas uno al día, vas a estar feliz. Eso sí, no te garantizo que solo te quedes en un episodio por día. Son adictivas.

6 series coreanas que me encantan

El amor es un capítulo aparte

Si eres amante de los libros, te va a gustar porque todo sucede en una editorial. A diferencia de otros programas, este no tiene tanto drama, ya saben, de esos que parece que nomás falta que haya una vaca voladora para que defeque a la protagonista. No, en este no. O sea, es un dorama, sí la pasa mal la protagonista en momentos (porque tíiiipico, eso pasa) pero no es tan dramática. Es bonita. Y hay procesos editoriales. El galán no es mi favorito, pero ella me parece preciosa y el guardarropa que usa, ufff, de mis favoritos. Es como casual cómodo.

Pero, ¿de qué trata? Una mujer ya madurita (35 o 36… diosita…) después de tener un año “pa’l perro” está dispuesta a todo con tal de encontrar trabajo. Antes de tomarse un break de siete años para criar a su hija, era una brillante publicista, pero a las mujeres se les castiga feo eso de ser viejas y no estar actualizadas. Si bien es un tema recurrente en los doramas, aquí hay varios guiños a la injusticia cometida hacia nosotras (observa el tema de una de las directoras y su hijo). Total, que ella, en lugar de ponerse logros y méritos en su cv, decide quitarse hasta la licenciatura con tal de encontrar, ¡lo que sea! Así entra a trabajar con su mejor amigo de toda la vida, con quien comparte mucho cariño y algunas cosas más.

Vela aquí.

 

Oh my ghost

series-coreanas-en-netflix

Comencé a verla después del dramononón que cito al último (y, tengo que decirla, mi favorita), así que necesitaba algo ligero. La premisa: el espíritu de una virgen cree que tomando el cuerpo de mujeres y dejando de ser virgen podrá pasar “al otro lado”. ¡Bueno, qué diversión! Tengo que decir que sí trata de eso, pero es una serie que va evolucionando y no se queda en eso: hay intriga, asesinatos, hombres guapos, midiums chistosas, misterios y, claro que sí, romance.

La fantasma es encantadora y el galán está ¡guapo! Además de que está muy chistoso de su personalidad, ja. Todo sucede en un restaurante, así que imaginarán lo que ya ven venir: todo el día quieres comer. Denle chance, la van a pasar muy divertido. Ojo, que hay una original del 2015 y otra más reciente que produjo Netflix. La que yo vi es la original y puedes verla aquí.

Another Miss Oh

las-mejores-series-coreanas

Esta todavía no la termino pero no saben lo bien que la estoy pasando. Me la recomendó una amiga coreana que me dijo: “después de ver telenovelas coreanas no querrás ver de otro país”. Jane y yo (sí, la famosa amiga) estamos picadísimas y todo el día nos mensajeamos para comentar el episodio que hemos visto, aunque me gana como por dos.

¿De qué trata? Resulta que Oh es el apellido de una mujer común y corriente, con un nombre tan común que hasta en la prepa había una niña que se llamaba como ella… solo que era bonita, popular, exitosa. Ya saben, la que brillaba mientras nuestra “Oh” estaba siempre a la sombra. Un día, años después de la prepa, conoce a un individuo que resulta ser el ex de esa brillante Oh… y también, el responsable de que ella haya terminado con su prometido un día antes de la boda.

Dramón, ajá, pero no lo es tanto porque a la pobre Oh le pasa todo, ¡en serio!, les digo que nomás le falta la vaca voladora y no podemos más que reír con ella. Aún no voy ni a la mitad, pero estoy picadísima y me encanta.

Lo chistoso de haber visto ya varias series, es que empiezas a reconocer a muchos actores secundarios, tanto de otras series como de la famosísima Parásitos. Y tengo que decir que son muy buenos actores, ¿eh? Vela aquí.

Cenicienta y los cuatro caballeros

cenicienta-y-los-cuatro-caballeros

Si eres fan de Parásitos reconocerás a nuestra Cenicienta en un minuto: es la hermana parásita. Así que ya te imaginarás lo buena actriz que es, aquí en momento romántico y harto drama (además de uno que otro karatazo).

Entre lo que se repite y repite en los doramas es que las clases sociales están súper marcadas: las pobres (y mayorcitas) no tienen derecho a ser felices. Y básicamente tienen que casarse bien para que no tengan un futuro arruinado. Pues aquí hay una muchachita pobre y sin mamá (Cenicienta, pues), maltratada por su madrastra, que tiene un reto con tres malcriados y millonarios muchachos. Eso sí: como empleada, una pobretona como ella no pertenece a esa sociedad. Es un dramón, con partes románticas, pero sí vale la pena. Muchachos hay varios, para todos los gustos, ja. Vela aquí.

Está bien no estar bien

serie-coreana-está-bien-no-estar-bien

Vamos a los dramas dramas. Este es totalmente distinto a lo que hemos visto. Visualmente es una cosa… maravillosa. Hay animación en los créditos de inicio (no se los pierdan) y tiene que ver con la historia en sí y las historias que hay en cada episodio. Empieza bastante oscura, no solo en tema sino en esas “pesadillas” al estilo El Aro que tiene la protagonista. Vaya, es fuerte. Además… ¡hay un torso desnudo de hombre! **Se persigna**

La protagonista tiene un graaaaan estilo y un temperamento atípico, pero tiene su razón. Los coprotagonistas también son atípicos ya que uno es un hombre con autismo altamente funcional, y su hermano, quien tiene un objetivo en la vida: cuidarlo. Esta serie coreana toca un tema poco tratado no solo en ese país sino en cualquier otro: la salud mental y los síndromes. Hay tantas cosas que querría decir sobre la serie, pero no se las quiero arruinar con reflexiones y spoilers. La relación entre hermanos es digna de horas de plática y de análisis porque es muy real, dolorosa y cierta. Carajo, es muy real. Lo que pasa en la vida de la chava (la loca, le llamo yo, y es la única que no va a la clínica psiquiátrica), es resultado de su crianza. Qué importante.

Hay romance, sí, escenas “subidas de tono” (ja, para los estándares coreanos, pues), estilo, libros, fantasías, misterio, crímenes, aventuras y romance. Vale muchísimo la pena. No se la pierdan. Le pueden ver aquí.

Aterrizaje de emergencia en tu corazón

Qué obsesión, qué personajes, qué romance, qué historia de Corea del Norte y del Sur, qué malos, qué tristeza, qué suspiros… ¡qué guapo! A pesar de tener el nombre más cursi del mundo, funciona todo muy bien.

Esta fue la primera que vi y, bueno, empecé con la vara muy muy alta. Guapos, buena historia, grandes personajes secundarios, hermosos personajes masculinos, sororidad y amistad femenina, un país que es casi una fantasía para muchos (Corea del Norte), romance, Hyun Bin (mi novio), Hyun Bin, Hyun Bin haciéndola de superhéroe romántico. Una pareja con gran química.

¿De qué trata? Una rica empresaria de Corea del Sur aterriza, literal, en Corea del Norte después de ser arrastrada por un tornado mientras hacía parapente. Atrapada en el país, queda a merced de la ayuda de un grupo de militares que la esconden y hacen todo lo posible para “pasarla al otro lado”. Tarea difícil. A la par, hay intrigas en ambas Coreas, gente gandalla que quiere desaparecer a nuestros protagonistas, y se va formando una relación entrañable entre esta mujer que por fin -por primera vez- pertenece… pero en el país equivocado.

Yo lo veo un poco como Blanca Nieves y los cinco enanos. Ya la vi dos veces y sigo enamorada de sus personajes y las historias. En serio, me gustan todos, incluso los malos ¡los odias! Y a Hyun Bin… pfff, ¿puede existir un personaje más perfecto que el Capitán Ri? Además, todas amamos a Se-ri y sí, queremos que terminen juntos.

Puedes verla aquí.

Les puedo decir que después de estas seis, se volverán adictas/os como yo. Aunque les cueste trabajo aprenderse los nombres (¡qué difíciles son!) y terminen poniéndoles apodos. ¡Que las disfruten!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *